Al tiempo que enfatizan cómo los espacios son construidos por la historia y la tradición, las obras de Olafur Eliasson dirigen al espectador a la experiencia encarnada. A través del uso de proyecciones, sombras y reflejos, sus obras se basan en la relación entre el cuerpo, la percepción y la imagen.

Los trabajos de Eliasson se anclan en el cuerpo y la mente en movimiento, ya que invitan a la participación activa del espectador mediante la duplicación, la fragmentación y la inversión de su posición en el espacio, desafiando nuestros hábitos de percepción y proponiendo que la realidad puede ser entendida como inestable y en evolución, como un proceso de negociación constante.

31a6383-1600x10211113

Olafur Eliasson, Kaleidoscope, 2001, aluminio, espejos de aluminio, 180 x 180 x 728 cm. Foto: Anders Sune Berg. Cortesía: Juan & Patricia Vergez Collection © 2001 Olafur Eliasson

 

31a6235_1-1600x10671113

Olafur Eliasson, Seu planeta compartilhado (Your shared planet), 2011, acero inoxidable, aluminio, vidrio con filtro de efectos de color (cyan, azul, rosa, amarillo), espejos, 195 x 325 x 200 cm. Cortesía: Thyssen-Bornemisza Art Contemporary Collection, Viena. Foto: Anders Sune Berg, 2015 © Olafur Eliasson

La muestra Baroque Baroque, que abre el 21 de noviembre en el Winter Palace del Museo Belvedere, en Viena, es un encuentro maravilloso entre obras, estéticas y visiones del mundo de dos épocas muy diferentes. Las sorprendentes afinidades entre las obras de Eliasson y su ubicación en la arquitectura barroca del palacio vienés son evidentes. Las yuxtaposiciones exploran las relaciones entre objeto y espectador, representación y experiencia, lo real y lo virtual.

Baroque Baroque reúne en la antigua residencia citadina del príncipe Eugenio de Saboya (1663-1736), sitio importante del mecenazgo artístico y científico de la Viena barroca, una selección significativa de obras del artista danés-islandés provenientes de las colecciones privadas de Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA21) y de los argentinos Juan y Patricia Vergez.

“Las instalaciones de Olafur Eliasson forman una simbiosis casi perfecta con la opulencia barroca del Palacio de Invierno. Su fascinación por los fenómenos de la naturaleza se puede comparar con la del príncipe Eugenio, que encargó esta joya arquitectónica única y quien tenía en alta estima a las ciencias y al progreso tecnológico. Esta sensibilidad se vuelve tangible -de hecho, parece cobrar vida- en la exposición, al cambiar nuestra percepción de la atmósfera del edificio, muy en el espíritu del barroco”, dice Agnes Husslein-Arco, Directora del Belvedere y 21er Haus.

Olafur Eliasson: Baroque Baroque

Winter Palace (Palacio de Invierno) del Príncipe Eugenio de Saboya, Museo Belvedere, Viena, Austria

Del 21 de noviembre de 2015 al 6 de marzo de 2016