Conocido mundialmente por sus cortes y fotografías de espacios arquitectónicos, Gordon Matta-Clark también produjo dibujos que han sido raramente exhibidos. Hasta el pasado 24 de octubre, la galería neoyorquina David Zwirner presentó la muestra Gordon Matta-Clark: Energy & Abstraction, una compilación de obras en papel que revelan en una escala íntima algunas de las principales ideas que sustentan la práctica de este artista, ampliamente considerado como uno de más influyentes del Nueva York de los años 70.

Con sus dibujos -que abarcan relieves tridimensionales, caligrafía y anotaciones en cuadernos- Matta-Clark capturó el espíritu interdisciplinario que definió el mundo del arte en la década de los 70. Intrincados pero concisos, sus dibujos son testimonio de su interés por los cruces entre las artes visuales y el performance, así como por la amplia integración dentro de su obra de lo natural y lo construido. Formado en arquitectura, el artista exploró a profundidad opciones para la creación de «ciudades que respiran», tanto en las copas de los árboles como debajo de la tierra, subvirtiendo así las ideas tradicionales de planificación urbana.

8-GMCTSHOW2015_install15-600x4501004

Vista de la exposición «Gordon Matta-Clark: Energy & Abstraction», en David Zwirner, Nueva York, 2015. Cortesía de la galería

En los Cut Drawings (Dibujos de corte), en los que trabajó durante los años 70, Matta-Clark explora versiones paralelas y de menor formato de sus intervenciones físicas en la arquitectura, haciendo incisiones profundas a varias capas de papel, yeso o cartón para crear objetos escultóricos que enfatizaban los vacíos creados a partir de la extracción de espacio. La exposición en David Zwirner reunió la mayor selección de Cut Drawings y estudios relacionados presentada en más de veinte años.

Algunas de las composiciones más elaboradas y coloridas incluyen árboles, y varias se refieren explícitamente al performance Tree Dance que realizó Matta-Clark en el Vassar College, en el estado de Nueva York, en 1971. Dibujos anteriores y posteriores al evento reflejan la coexistencia de la danza, la escultura y la arquitectura, con composiciones posteriores centradas exclusivamente en líneas de movimiento y flujos de energía. Las estructuras físicas de los árboles parecen «disolverse» en energía cinética y, en algunos casos, se reducen a una multitud de flechas. Algunas formas de árboles casi abstractas también incorporan marcas caligráficas, con ramas construidas exclusivamente de letras imaginarias. Sin embargo, otras son esquemáticas en apariencia, delineando propuestas utópicas para construcciones biomórficas.

GMCT2456_DET-600x4491004

Gordon Matta-Clark, A W-Hole House (Datum Cut), 1973, estuco y cartón cortado, 47 x 67.3 x 3.2 cm (sin marco). Cortesía: David Zwirner

GMCT524-Det_no-mat-600x470-11004

Gordon Matta-Clark, Arrows, 1972-1973, lápiz sobre papel, 48.3 x 61.0 cm (sin marco). Cortesía: David Zwirner

GMCT789_crop-600x4811004

Gordon Matta-Clark, Energy Rooms (cuaderno), 1974, tinta y marcador sobre papel, 20 x 27.9 cm (sin marco). Cortesía: David Zwirner

Otra serie de dibujos explora los flujos de energía dentro de cuatro esquinas y parecen trazar la percepción espacial de bailarines, mientras que al mismo tiempo hacen referencia a las nuevas y a menudo vertiginosas perspectivas creadas por los cortes del artista en construcciones y edificios. Estas estructuras sueltas y casi inmateriales de los Energy Rooms también recuerdan su participación en el colectivo de artistas Anarquitectura, fundado en 1973, y que trató de definir alternativas a la arquitectura existente, a menudo mediante la formulación de proyectos a sabiendas irrealizables.

Varios dibujos en la exhibición fueron ejecutados en cuadernos que Matta-Clark insistía en completar -todas las páginas- en una sola sesión. Combinando elementos del dibujo automático surrealista con un interés en la coreografía, estas obras hacen un guiño a los performers del momento -incluyendo Laurie Anderson y Trisha Brown-, mientras que su propia creación constituía un acontecimiento físico y animado en sí mismo.

La exposición fue organizada en colaboración con Jane Crawford y Jessamyn Fiore del Legado de Gordon Matta-Clark. A principios de 2016, David Zwirner Books publicará un catálogo con vistas de instalación de la exposición, así como una nueva investigación de la historiadora del arte Briony Fer y una conversación entre la artista Sarah Sze y Jessamyn Fiore.