En su primera exposición en Galería Patricia Ready, Martín Kaulen presenta un conjunto de 17 trabajos que, desde el uso de la madera como material de trabajo, propone relacionar la capacidad de abstracción del cerebro humano con las constantes geométricas propias de las especies vegetales.

La muestra, titulada Arbórea, es el resultado de la investigación que inició el artista durante una residencia en el Centro de Artes y Nuevos Medios (ZKM) y KIT Karlsruhe, Alemania, en 2014, tras ganar el premio Entre Ch.ACO & Finlandia 2013, y que culminó con un proyecto desarrollado en el Laboratorio Eigengrau, Santiago, a comienzos de 2015.

A partir de distintos cortes sobre la madera, Kaulen genera cuadrados, círculos o semicírculos que luego utiliza como módulos para realizar distintas composiciones, en un juego con las posibilidades que entregan las estructuras geométricas propias de la madera. Con este trabajo, Kaulen propone hacer presente las propiedades gráficas, pictóricas y escultóricas que poseen los árboles. “La idea es hacer un arte cinético más sicológico, más con el cerebro que con el ojo”, afirma el artista. 

03.-Valle-600x392

Martín Kaulen, Valle, 2015, madera de acacio, 60 x 88 x 2 cm. Cortesía del artista

 

C_Serie-Cuerpos-Ciclicos-600x400

Vista de la exposición Arbórea, de Martín Kaulen, en Galería Patricia Ready, Santiago de Chile, 2015. Serie Cuerpos Cíclicos. Cortesía del artista.

 

En su residencia en Alemania, Kaulen realizó un trabajo colaborativo con la doctora en nanopartículas Ljiljana Fruk, con la que estuvo comparando distintos ornamentos de la historia del arte con estructuras moleculares. En esa residencia obtuvo muchos referentes desde el ámbito microscópico, principalmente buscando de qué forma se ensambla la materia tanto a nivel molecular como atómico, y cómo se pueden lograr configuraciones modulares y constituir cuerpos a partir de esto. Después en Santiago, a principios de este año, hizo una residencia en el Laboratorio Eigengrau, un proyecto del artista chileno Javier Toro Blum.

“Para esta exposición recogí todo lo que aprendí en estas dos residencias y lo enfrenté con la escultura, la pintura y la composición principalmente. Me propuse trabajar con la madera como materia prima, proviniendo ésta tanto del estado natural del árbol como del ámbito industrial”, explica el artista.

06.-Cuerpo-ciclico-I-600x600

Martín Kaulen, Cuerpo Cíclico I, 2015, madera de Acacio, 60 x 60 x 2 cm. Cortesía del artista

 

07.-Cristal-de-madera-600x600

Martín Kaulen, Cristal de Madera, 2015, madera de Acacio, 60 x 60 x 2 cm. Cortesía del artista

 

Martin-Kaulen-Bosque-ternario-cuadrado-600x540

Martín Kaulen, Bosque Ternario, 2015, madera de Acacio, 60 x 60 x 2 cm. Cortesía del artista

 

La exposición se divide en tres series de obras que se constituyen a partir del árbol que es utilizado. La primera serie, Cuerpos Cíclicos, consta de obras realizadas con un Acacio que cayó sobre una casa en la ciudad de Santiago. “Estos árboles, cortados principalmente en Providencia o Ñuñoa, son una especie que introdujeron en los años 50 para el espacio urbano. Este árbol tiene el problema de que se pudre y se cae. La idea de esta serie es reinterpretar los materiales que están en el espacio público y ponerlos al servicio del arte geométrico. Estas maderas fueron utilizadas en su estado natural y también fueron torneadas, es decir, se pone un palo en una máquina que lo hace girar y recorta todo para que se obtenga un cilindro. En este tipo de obra mi interés se centra en cómo a partir de gestos mínimos, como el corte por láminas, se podían obtener composiciones a partir de las formas poligonales que están sugeridas. En contraposición a las formas más sinuosas de la madera, en esta dualidad aparece un juego en el que la mente se enfoca en uno u otro y apela a ciertas propiedades de la sicología de la percepción que propuso la Gestalt alemana”, señala el artista.

A_Serie-Símbolos-Arboreos_frontal-600x304

Vista de la exposición Arbórea, de Martín Kaulen, en Galería Patricia Ready, Santiago de Chile, 2015. Serie Símbolos Arbóreos. Cortesía del artista.

 

La segunda serie, Símbolos Arbóreos, se construye al agrandar estos estudios y llevarlos a una escala más volumétrica y escultórica. “Para esta serie fue utilizada Grevillea Robusta, otro árbol utilizado en el espacio público de Santiago. Al igual que la serie anterior, trabajé con los troncos como materia prima, sin hacer bocetos, sin anteponerme a lo que iba a obtener, sino que el material fuera sugiriendo lo que iba a resultar al final. Las dos obras más grandes se llaman Símbolo Arbóreo, porque un símbolo es algo que puede tener más de un significado, y estos significados aparecen por la geometría que convive dentro de la obra, y Tronco Invertido, donde mi interés radicaba en poder tener algo y darlo vuelta; así de simple”, indica Kaulen.

Subconsciente-600x380

Martín Kaulen, Subconsciente, 2015, madera de Pino Oregón, 98 x 154 x 6 cm. Cortesía del artista

 

D_Serie-Conciencia-Arboles-600x400

Vista de la exposición Arbórea, de Martín Kaulen, en Galería Patricia Ready, Santiago de Chile, 2015. Serie Conciencia de los árboles. Cortesía del artista.

 

La tercera serie, Conciencia de los árboles, se realiza a partir de Pino Oregón y tiene un carácter más pictórico y de composición. “Aquí trabajo con la forma y con los recortes de las formas naturales. Me enfoqué en la textura y cómo poder hacer arte cinético. Hice un desplazamiento al grabado a partir de este mismo material, con gofrados y desbastes usando fuego”, indica.

“En conclusión, en mis tres series de trabajos mi objetivo principal es poder trabajar con materiales del espacio público, reinterpretarlos y ponerlos al servicio del arte. No todo tiene que ser comprado en una librería, la cotidianeidad puede ofrecer cosas que están tan inmersas en nosotros que a veces no nos damos cuenta de lo atractivas que pueden ser. En segundo lugar, experimentar con las leyes de la Psicología de la Percepción propuesta por la Gestalt, como por ejemplo la ley de figura y fondo, en que en el dibujo de una copa se pueden ver también dos caras enfrentándose, permite comprobar y poner en práctica que la percepción puede fijar su atención en un punto o en otro, pero difícilmente en los dos. La idea es hacer un arte cinético más psicológico, más con el cerebro que con el ojo, con figuras que presentan ambigüedades y contradicciones para el espectador”.