La historia y la estética de la década de los años 70, un período marcado por el exceso y cuyo curso pareció moverse al ritmo del rock, la Nueva Canción Chilena y la música disco, llevaron a César Gabler a crear las casi 40 obras que integran La Última Ópera Rock, su actual muestra en la Sala Gasco de Santiago.

«La ópera rock es un género que condensa todo aquello. Es un híbrido cultural y musical, es excesivo, ambicioso y a la vez banal. Es también un producto que, muchas veces, vulgariza y explota los temas y pasiones que lo animan. Un género que impone su fórmula de luces y canto a cualquier cosa y a cualquier causa”, explica el artista.

A diferencia del género musical de ópera rock -donde toda la obra cuenta una historia, en lugar de hacerlo en cada canción-, Gabler narra en su muestra dos relatos: el libreto de la ópera y cómo el autor da con él.

«La obra tiene un argumento, pero las imágenes no lo ilustran de manera cerrada. Lo evocan, y en ese ejercicio terminan por ofrecer una historia que en muchos momentos se desvía de la trama y ofrece una nueva. El espectador tiene toda la libertad de hacerla. Espero entonces conocer nuevas versiones de La Última Ópera Rock, que quizás ya no sea la última si no tan solo la primera”, dice Gabler.

gabler-baja-28-600x372

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

gabler-baja-14-600x401

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

gabler-baja-45-600x371

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

gabler-baja-49-600x401

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

El LIBRETO

Trata de un grupo de jóvenes iluminados que creen tener una verdad espiritual. Por ello deciden raptar un avión para irse rumbo a Estados Unidos con el objetivo de conquistar espiritualmente al país del norte y luego al mundo entero. Apenas llegan son arrestados. Uno de ellos, Perla Chico, logra escapar y llega -en un giro delirante de la trama- a Disney World, donde se convierte en uno de los Mickeys que animan el parque. Tras años en el anonimato logra dar con el paradero de los jóvenes, quienes han sido liberados de la cárcel. Perla Chico se vale de la música chilena y sus habilidades con el acordeón y el canto para conseguir recuperar los recuerdos de los jóvenes. Con las memorias intactas aceptan regresar a Chile liderados por Perla Chico. Juntos deciden ir a colonizar el sur de Chile para crear un pueblo que fusione la cultura chilena y la estadounidense. Sobre este proyecto llamado New Dream continúa la narración

gabler-baja-18-600x369

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

gabler-baja-55-600x401

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

.

EL AUTOR

Kurt Gabler, tío del expositor, es el supuesto autor de 20 cuadernos que dieron origen a La Última Opera Rock. Al respecto, César Gabler explica: “Kurt era el menor de los hermanastros de mi papá. Nació en 1955 y viajó a los 20 años a Estados Unidos. Es poco lo que sé de su vida allí. Pero sé que llegó a Nueva York y luego se fue a vivir a New Jersey. Trabajó como mecánico y también estudió fotografía e hizo, gracias a una amiga, fotografías para un colegio. Para él todo aquello era trabajo remunerado y poco más. Su real interés era la música y la literatura. Es en Estados Unidos donde comienza a redactar sus cuadernos e incluso a escribir algunas canciones. Mi tío regresó a Chile, después de casarse y tener dos hijas, en 1990. Murió cinco años más tarde, de un inesperado ataque al corazón. Recuerdo que mi papá fue al funeral. Esa fue la primera noticia que tuve de mi tío. Aquello lo apunté como uno más de los vacíos en la historia familiar. El asunto lo tenía olvidado hasta que el año pasado, vía Facebook, una de sus hijas me contactó. Es periodista y me dijo que conocía mi obra y que le sorprendía mi parecido con su papá. Seguimos escribiéndonos y construimos una especie de historia familiar común. Conoció a mi familia, yo a la suya y en un acto de confianza -uno más- me entregó los cuadernos de mi tío. Me dijo que quizás me interesarían. Pensé que los cuadernos sólo serían una curiosidad, pero resultaron fascinantes. Kurt no solo apuntó el argumento de su ópera interminable. También pegó recortes y dibujos de cosas que le interesaban y que quizás aportarían al proyecto. La última Ópera Rock era una historia y una bitácora personal”.

gabler-baja-44-600x401

Vista de la exposición La Ultima Opera Rock, de César Gabler, en Sala Gasco, Santiago, 2015. Cortesía: Sala Gasco

 

César Gabler: La última Ópera Rock

Sala Gasco Arte Contemporáneo, Santo Domingo 1061 (Metro Plaza de Armas), Santiago.

Hasta el 25 de septiembre de 2015