De exportación es un ejercicio de intercambio artístico y cultural entre Galería Metropolitana (Chile) y Garúa (Perú), proyecto independiente, sin fines de lucro, dirigido por María Balarin (cientista social) y Pablo Hare (artista visual) que combina un programa de exhibiciones y encuentros interdisciplinarios de diversa índole. Su brazo editorial se caracteriza por la publicación periódica de ensayos críticos y conversaciones, y prontamente será complementado con una línea colaborativa de radio en internet.

De exportación reconoce territorios comunes entre Chile y Perú, abordando críticamente la idea de imagen país en tanto identidad para ser ofrecida y vendida globalmente. La muestra se articula a partir de obras especialmente pensadas y ejecutadas para este proyecto, a cargo de los artistas chilenos Julia Romero y Nicolás Miranda.

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero, Chaski. Vista de instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía de la artista

Julia Romero presenta Chaski, como un ‘Soporopo’ de exhibición. Originalmente éstos eran una serie de muñecos -de aproximadamente 10 cm.- confeccionados y pintados a mano por presas políticas durante la dictadura militar ocurrida en Chile entre 1973 y 1990. El término surge del juego de palabras “sopa de porotos”, y los muñecos se caracterizaban por tener caras sonrientes, vestimentas de ropa usada y relleno de algodón, tela o huaipe. Los ‘Soporopos’ fueron mensajeros encubiertos y sirvieron por años para sacar información desde los centros de detención con nombres de presos políticos, mapas, nombres de oficiales a cargo, tácticas y localizaciones de casas de tortura. Los datos eran escritos en pedazos de telas, puestos dentro del relleno y luego entregados a la Vicaría de la Solidaridad -organización creada en 1976 dependiente de la Iglesia Católica- para luego ser entregados a la Comisión de Derechos Humanos de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Nicolás Miranda exhibe una operación escultórica denominada In cash, resultante de un juego de lenguaje basado en el anagrama y el retruécano visual. En términos conceptuales, se trata de una serie escultórica que propone un cruce entre obras de arte contemporáneo reconocidas mundialmente y tres tópicos extraídos de la “marca Perú”. Algunos ejemplos de la serie son Self de Marc Quinn, The Listener de Patricia Piccinini, y Fuck Face de los hermanos Chapman reconstruidos como objetos precolombinos, o la remezcla en clave gastronómica de La imposibilidad física de la muerte en la mente de algo vivo (tiburón) de Damien Hirst.

De exportación, finalmente, es una apuesta por la articulación y/o profundización de redes de trabajo y acción entre espacios y/o proyectos pares, así como la activación de nuevas formas y contenidos para un arte contemporáneo (auto) reflexivo y crítico.

Nicolás Miranda, In Cash I. Vista de la instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

Nicolás Miranda, In Cash I. Vista de la instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

Nicolás Miranda, In Cash VII. Vista de la instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

Nicolás Miranda, In Cash VII. Vista de la instalación en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

Nicolás Miranda. Vista de la instalación In Cash en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

Nicolás Miranda. Vista de la instalación In Cash en Garúa, Lima, 2015. Cortesía del artista

De exportación: Julia Romero y Nicolás Miranda 

Garúa, Calle Miraflores 11, Barranco, Lima 04, Perú

Del 10 al 30 de septiembre de 2015

Proyecto financiado por DIRAC, Ministerio de Relaciones Exteriores de Chile