Desde sus primeros trabajos realizados hacia 1998, Gerardo Pulido (Chile, 1975) ha mostrado cierto pragmatismo al enfrentar la realización de una obra. Ante la pregunta de qué conforma fundamentalmente el arte, parece responder: «su materialidad». Sin embargo, tal actitud está quizás acompañada de una doble intuición respecto del contexto que él habita: sobre el lugar que ocupa la figura del artista, y sobre la relación del cuerpo con las cosas (lo tangible).

Muchos de los trabajos de Pulido nacen de la experiencia directa con un material. En la década del 2000 utilizó casi exclusivamente pintura dorada para la realización de varios murales. Años después, diversificó su práctica hacia otros tipos de pintura y de soporte, simulando insistentemente maderas y mármoles, lo que mantiene hasta el día de hoy.

Su última propuesta pictórica, Retablos, abandona el «cuadro ventana» para irrumpir en el espacio del espectador. Los Retablos pueden incluso considerarse como esculturas, acercándose asimismo a lo arquitectónico (las obras asemejan maquetas). Con un fuerte acento geométrico, se valen de una iconografía precolombina, de una estética de ciencia ficción y de la abstracción. El repertorio técnico proviene de distintas manualidades (aeromodelismo, pintura decorativa), del arte colonial latinoamericano (retablos, escultura policromada) y de otras fuentes e improvisaciones.

1 (2)

Gerardo Pulido, vista de la exposición Retablos, 2015, en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

9 (3)

Gerardo Pulido, vista de la exposición Retablos, 2015, en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

2 (2)

Gerardo Pulido, vista de la exposición Retablos, 2015, en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

5 (1)

Gerardo Pulido, de la serie Retablos, 2013-2015, vista de la exposición en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

6 (1)

Gerardo Pulido, de la serie Retablos (detalle), 2013-2015, vista de la exposición en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

7 (2)

Gerardo Pulido, de la serie Retablos, 2013-2015, vista de la exposición en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

8 (1)

Gerardo Pulido, de la serie Retablos (detalle), 2013-2015, vista de la exposición en Taller Bloc, Santiago. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía

3 (2)

Gerardo Pulido, serie Retablos, 2013-2015, pintura acrílica, óleo, barniz, madera de balsa, tarugos de madera, palos de maqueta y soportes de aluminio; medidas variables. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía.

4 (1)

Gerardo Pulido, serie Retablos (detalle), 2013-2015, pintura acrílica, óleo, barniz, madera de balsa, tarugos de madera, palos de maqueta y soportes de aluminio; medidas variables. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía.

11

Gerardo Pulido, Escultura sobre plinto de mármol verde, 2015, pintura acrílica y barniz sobre madera de balsa (base incluida), corteza de madera, 42,5 x 15,5 x 16,5 cms. Cortesía del artista. Foto: Sebastián Mejía