En las instalaciones realizadas por la artista chilena Pilar Mackenna conviven elementos conectados por forma y color, generados a partir de observaciones y reflexiones sobre la naturaleza y la geometría, haciendo alusión de cierta manera al encuentro entre el mundo natural en tensión con el hombre y la cultura. Estos elementos incluyen figuras dibujadas, construidas y recolectadas, que se pueden clasificar en dos fuentes aparentemente antagónicas: una relacionada con formas orgánicas como espinas, corales, hojas, helechos, pétalos, plumajes, cascadas, raíces y volcanes, y otra asociada a elementos más geométricos y de construcción, como cajas, plataformas, piscinas, tuberías, pirámides y rectas.

040520150083-26 (1)

Pilar Mackenna, Ecosistemas. Vista de instalación en Gabinete, Flora ars + natura, Bogotá, 2015. Cortesía: Flora

040520150083-12 (1)

Pilar Mackenna, Ecosistemas. Vista de instalación en Gabinete, Flora ars + natura, Bogotá, 2015. Cortesía: Flora

040520150083-23 (1)

Pilar Mackenna, Ecosistemas. Vista de instalación en Gabinete, Flora ars + natura, Bogotá, 2015. Cortesía: Flora

Ecosistemas parte del trabajo de prueba y de error que ocurre dentro del proceso creativo de la artista, funcionando como una suerte de mesa de trabajo. A su vez, referencia el gesto de colectar y clasificar especies exóticas o raras – al igual que los naturalistas del siglo XVII y XVIII – sugeridas en las pequeñas piezas que conforman la instalación de la vitrina del Gabinete de Flora ars + natura.

Los ecosistemas suelen formar una serie de cadenas que muestran la interdependencia de los organismos dentro del sistema o hábitat. Así, la instalación en el Gabinete aborda conceptos como la simbiosis y las relaciones sinérgicas entre organismos de diferentes especies, haciendo también alusión a cómo se aplica este concepto en sociedades y grupos en donde está presente la idea de dependencia de unos con otros para subsistir.

Desde una mirada centrada en la observación de lo macro y lo micro, Pilar Mackenna genera constantes relaciones tanto conceptuales como formales, en donde la figuración y la abstracción se encuentran en tránsito de lo bidimensional a lo tridimensional, propiciando un encuentro entre el dibujo, la pintura y el volumen, los cuales se apropian del espacio, tal como un sistema en crecimiento.