La reescritura literaria y el rescate objetual son los pilares conceptuales de Las Fuerzas Productivas, quinta muestra individual del artista Martín Legón, abierta hasta el 13 de junio en Barro Arte Contemporáneo, Buenos Aires.

El leitmotiv ordenador de esta exhibición es la decimonónica idea desarrollada por Carlos Marx, y revisitada ahora como interrogante en el campo de la estética.

Las Fuerzas Productivas organiza fotografías, dibujos e instalaciones en un continuum de procesos cerrados que sirven de soporte para un breve ensayo acerca del rescate de materiales y su articulación en torno al collage como técnica capaz de trastornar el orden y el estado de las cosas.

La exposición se desarrolla entonces como un espacio posible de cuestionamiento y reflexión sobre el valor intelectual y poético del trabajo artístico y su relación con la contemporaneidad.

02

Vista de la exposición «Las fuerzas productivas», de Martín Legón, en Barro, Buenos Aires. Cortesía del artista y la galería

04

Vista de la exposición «Las fuerzas productivas», de Martín Legón, en Barro, Buenos Aires. Cortesía del artista y la galería

“…Marx no se ocupó nunca de realizar una teoría estética, no hizo una estética marxista, sino que se le presentó el problema ocasionalmente y no supo ni pudo, ni era su interés primordial, el resolverlo. Resulta tan ingenuo el pedir a Marx una teoría estética acabada como pedirle una teoría física o una teoría sobre la ironía, y los alegatos en ese sentido parten de quienes toman un sistema filosófico como una explicación de la totalidad de los fenómenos en lugar de como una investigación teorética de una parcela particular de lo real. De lo que se ocupó Marx y se ocupó muy bien, fue de desvelar la estructura económica de la sociedad contemporánea, nada más, y nada menos. Marx plantea el problema de pasada. El arte no es su objetivo. En los Grundrisse tan sólo pretende señalar que existe una «relación desigual» entre el desarrollo general de la sociedad, la expansión de la producciónmaterial, la sucesión de los diversos modos de producción y la historia del arte. Las formas más elevadas del arte han podido nacer en sociedades muy poco desarrolladas lo que supone una aporía para el materialismo histórico que habrá que responder…”

Simón Royo. De La Filosofía del Arte en Karl Marx, 2005

09

Vista de la exposición «Las fuerzas productivas», de Martín Legón, en Barro, Buenos Aires. Cortesía del artista y la galería

09-2

Vista de la exposición «Las fuerzas productivas», de Martín Legón, en Barro, Buenos Aires. Cortesía del artista y la galería

“…Después de citar una nota a pie de página de los Grundrisse en la que Marx afirma que un fabricante de pianos es un trabajador productivo, pero que un pianista no lo es, porque el suyo es un trabajo que no produce capital, Williams objeta enfáticamente tal distinción, pues le parece inaplicable en la fase del capitalismo avanzado, en la que la producción de música, además de la de instrumentos musicales, constituye una rama importante de la producción capitalista. Williams concluye que el reino del arte y las ideas, la estética y la ideología no pueden ser comprendidos si se los considera formando parte de la superestructura y no como lo que son en realidad: “prácticas reales, elementos de un proceso social material total; […] una numerosa serie de prácticas productivas variables que conllevan intenciones y condiciones específicas”…”

Edgardo Gutiérrez. De Las fuerzas Productivas Estéticas, 2003