“Llega desgraciadamente una noche en que la simpatía nos parece casi tan vana como el amor: habría que evitar, sin embargo, que el amateur de almas, que merodea amorosamente por los museos del mundo, se parezca al borracho que se figura haber encontrado a un amigo cuando tropieza con el cristal de un escaparate“.

Marguerite Yourcenar, Peregrina y extranjera, p.55

A los objetos de mi afecto.

No podemos negar el mérito que existe en la acción de coleccionar, a través de años, objetos que alguna vez pertenecieron a otras personas. Coleccionar no del modo en que lo hacemos nosotros los amateurs, sino a la manera de un profesional quien cada semana acude al Persa, como si en eso se le fuera la vida, específicamente a deleitarse en los “coleros”. Este rito tiene un claro propósito: encontrar aquél objeto singular que engruese su colección. Existe un lugar, una pequeña habitación en la residencia de Vicente Hernández, que hace las veces de taller “chasquilla”, bodega o museo primitivo; dicho lugar alberga un verdadero gabinete de artificialia, nombre que se le otorgaba a la clasificación de objetos creados o modificados por la mano humana y que formaban parte de un Gabinete de Curiosidades.

La-Colección-del-Licenciado-hernández-1

La Colección Privada del Licenciado Hernández. Cortesía del Licenciado

Todo objeto supone una función, por tanto su grado de valor radica en su uso. Ahora bien, ¿qué sucede con ellos cuando por algún motivo ya no sirven para lo que debiesen, o aquel dueño celoso ya no está ahí para protegerlos? Estos caen irremediablemente en una condición que podríamos denominar incoherencia funcional, de la cual sólo podrán liberarse gracias a su redescubrimiento en manos del coleccionista. Hernández reivindica el valor de sus objetos, desatendiendo la categoría de uso para investirlos de un valor subjetivo. Con curiosidad y fe inalterables se precipita en búsqueda de sus tesoros. Allí donde sobrenadan vestigios de los naufragios del hombre, cree encontrar entre aquellos documentos, fotografías, retratos, objetos aún tibios de contacto humano, la impronta de nuestra historia.

Así como el borracho que merodea, sonríe y se reconoce en las vidrieras, el coleccionista reconoce en los objetos de su afecto las señales de un otro, quien quizás al igual que él amó sus rarezas y peculiaridades, fuera de toda norma y gusto comunes. El mérito está justamente ahí, en su búsqueda incansable, en su ojo adiestrado casi quirúrgico para escoger un objeto apto y finalmente tener la deferencia de hacernos participes de un pequeño fragmento de sus excentricidades. Debo advertir, sin embargo, que si usted demuestra evidente excitación por alguno de los objetos que componen la colección, podrá llegar a escuchar a nuestro Licenciado pronunciando el temido ¡Te lo vendo!

La-Colección-del-Licenciado-hernández-3

La Colección Privada del Licenciado Hernández. Cortesía del Licenciado

La-Colección-del-Licenciado-hernández-2

La Colección Privada del Licenciado Hernández. Cortesía del Licenciado

Vicente Hernández (Chile,1976) es periodista e historiador, pero además ejerce oficios de todo tipo, no por ello menos insignificantes que sus estandartes académicos. Pintor de brocha gorda y pequeña a tiempo completo, incansable cachurero de cachivaches y militante del persa de Arrieta, matutero por necesidad, fotógrafo por placer, restaurador de bicicletas usadas y actualmente importador de las famosas Bicicletas Hernández y, por sobre todo, es ahora coleccionista de libros, fotografías y arte en general, que sólo la memoria o el gusto erudito podrá un día reconocer.

La-Colección-del-Licenciado-hernández-4

La Colección Privada del Licenciado Hernández. Cortesía del Licenciado

La Colección Privada del Licenciado Hernández

C.I.A Centro de Investigación Artística de Santiago, Rosas 2016, esquina Brasil, Santiago de Chile

Del 10 al 24 de abril de 2015

The following two tabs change content below.

Maria Jesus Montes

Latest posts by Maria Jesus Montes (see all)