A lo largo de los últimos años, Francis Alÿs ha confeccionado una variedad de proyectos en los que la pintura hace visible una práctica artística que ocurre en relación con la movilización de agentes sociales. Esto le permite relacionar, en varios contextos, formas diversas de imaginación con acciones de  intervención urbana que operan como fábulas.

Alÿs acompañó con la producción de cuadros y dibujos su persecución de remolinos de tierra en el sur de la Ciudad de México (Tornado, 2000-2010), su intervención mitológica del cruce de la frontera entre África y Europa en el estrecho de Gibraltar (No cruzarás el río antes de llegar al puente,  2008) y la variedad de obras que realizó en torno a la guerra de imágenes que tiene lugar en Afganistán  (REEL-UNREEL, 2011). Esas tres series plantean modalidades distintas de cómo formular un “más allá” de la práctica pictórica usual, para entender los modos en que la imaginación y el trabajo sobre tela y papel sirven para generar niveles amplios de reflexión. La muestra Francis Alÿs: Relato de una negociación (Una investigación sobre las actividades paralelas del performance y la pintura), que se presenta hasta el 16 de agosto en el Museo Tamayo de la ciudad de México bajo la curaduría de Cuauhtémoc Medina, es la exploración de este conjunto de proyectos que operan como capítulos de un ensayo sobre las relaciones posibles de la pintura, la acción y el video.

La pintura de Francis Alÿs pasa de ser acompañante de sus obras fílmicas a tener un rol inventivo propio. Es una pintura subordinada a un balance de signos y medios, donde por momentos puede aparecer como un individuo aislado, para más tarde acudir como parte de una corporación.

El papel tanto epistemológico como retórico de los cuadros y dibujos de Alÿs nunca es fijo. De hecho, en sus proyectos recientes pareciera que el artista explora, a través de su pintura, las posibilidades de un determinado modo de pensar-pintar en relación con sus proyectos y filmes.  El conjunto de esas modalidades de pensamiento en pintura forman un diagrama prácticamente estructural, tan sistemático como las operaciones algebraicas entre lo poético, ético, estético y político de sus intervenciones sociales.

Dont-cross1

Francis Alÿs, Don’t Cross the Bridge before you get to the River. En colaboración con Julien Devaux, Rafael Ortega, Felix Blume, Ivan Bocara, Jimena Blasquez, Roberto Rubalcava, Begoña Rey, Abbas Benhnin y niños de Tarifa and Tanger. Estrecho de Gibraltar, 2008. Documentación fotográfica y en video de una acción. Foto: Roberto Rubalcava

Dont-cross2

Francis Alÿs, Don’t Cross the Bridge before you get to the River. En colaboración con Julien Devaux, Rafael Ortega, Felix Blume, Ivan Bocara, Jimena Blasquez, Roberto Rubalcava, Begoña Rey, Abbas Benhnin y niños de Tarifa and Tanger. Estrecho de Gibraltar, 2008. Documentación fotográfica y en video de una acción. Foto: Roberto Rubalcava

Sobre Relato de una negociación 

Se trata de la exposición individual más extensa e importante de este artista en México en los últimos diez años, la cual incluye tres de sus más recientes trabajos: Don´t Cross the Bridge Before You Get to the River (No cruzarás el puente antes de llegar al río, 2008), Tornado (2000-2010) y Afganistán (2011-2014), realizados en colaboración con Emilio Rivera, Daniel Toxqui, Julien Devaux, Elena Pardo, Rafael Ortega, Felix Blume y Raúl Ortega.

El título de la muestra parte de un diálogo entre la pintura y las acciones que Alÿs establece en varios de sus proyectos, donde interroga la relación entre la escenificación y el registro de dichas acciones artísticas, así como la labor de imaginación y la factura de la pintura. El video, la acción, el testimonio, la publicación, los documentos y los objetos interactúan con las pinturas para proyectar una visión poliédrica acerca de una variedad de escenarios.

Don´t Cross the Bridge Before You Get to the River es el resultado de una serie de trabajos que iniciaron en 2005 con el proyecto Puente, donde la idea era crear un puente entre Florida y Cuba con una cadena de barcos pesqueros, atravesando el Golfo de México. La obra final se llevó a cabo en el Estrecho de Gibraltar, donde niños de Tarifa y Tánger crearon un puente de barcos de juguete entre España y Marruecos.

En Tornado, Francis Alÿs se dedicó a filmar los remolinos en Milpa Alta, en la Ciudad de México. El artista registró este fenómeno meteorológico desde su interior, como parte de una reflexión acerca de vivir dentro del caos. Ante el flujo continuo de la cámara, que cancela la secuencia de eventos, el artista intervino una de las paredes de su estudio con palabras que se convirtieron en líneas, contornos y formas, y así, introdujo al video planos de color que crearon un ritmo que antes no tenía.

“Me interesaba entrar en el ojo del tornado como un tipo de monocromo, como si fuera una pintura absoluta”, señaló en entrevista Francis Alÿs, quien detalló que el proyecto, al haber sido creado durante una década, se transformó a medida que cambiaba paulatinamente la situación nacional.

“En la edición trato particularmente de expresar la violencia que se ha desatado. No soy yo quien dirá cómo lo percibirá el espectador. Eso es algo que no controlo y que está fuera de mi territorio. Yo puedo sugerir algo, pero la lectura de cada persona es suya y es válida. Una vez que se cierra la edición, la pieza ya no es mía, ya se fue”, agrega.

TornadoP

Francis Alÿs, Tornado, Milpa Alta, 2000-2010. Documentación en video de una acción (55 minutos). Fotogramas. Foto: Francis Alÿs y Jorge Golem

Reel-unreel1

Francis Alÿs, Reel-Unreel, 2011. En colaboración con Julien Devaux y Ajmal Maiwandi. Documentación en video de una acción. Fotograma. Cortesía: Museo Tamayo

Para la serie Afganistán filmó REEL-UNREEL, proyecto realizado para dOCUMENTA 13, el cual tiene su punto de partida en un juego en el que los niños mantienen una rueda en continuo movimiento con la ayuda de un palo. En esta versión la rueda es un carrete de película. La cáma­ra sigue a dos niños afganos corriendo tras el carrete que rueda cuesta abajo por las colinas de Kabul. REEL-UNREEL alude a la imagen real-irreal de Afganistán que transmiten los medios en Occidente: cómo el modo de vida afgano, junto con su gente, ha sido deshumanizado poco a poco y, luego de dé­cadas de guerra, se ha convertido en una ficción occidental.

Cada uno de los cuerpos de trabajo que conforman la exposición Relato de una negociación contiene decenas de pinturas, dibujos, esculturas, videos y acciones. En entrevista, Cuauhtémoc Medina aseguró que “esta es la oportunidad de mostrar estos tres proyectos, juntos por primera vez, los más importantes que ha hecho Alÿs en la última década, al mismo tiempo que abordamos de una manera muy directa esta danza entre el hecho de que en ellos, ya sea para plantear ideas paralelas a la acción o para hacer formas de diagramas y pensamientos sobre la estructura social, histórica y personal, también se explora toda una gama de conflictos de la representación. Los cuadros permiten entender cómo se relacionan las obras con todo el conjunto”.

Además, el artista realizó la obra The Leak, en la que pone en evidencia la forma en la cual ha relacionado pintura y acción a lo largo de su obra, al conectar con un goteo de pintura el Museo Tamayo con la Sala de Arte Público Siqueiros (SAPS), donde presenta otro de sus proyectos recientes acerca del imaginario de Ciudad Juárez: Hotel Juárez.

10676170_10153254978826522_8862124929777294179_n

Francis Alÿs, Hotel Juárez. Cortesía: SAPS

Sobre Hotel Juárez 

Hotel Juárez se desarrolla en una de las geografías mexicanas donde la acción social y artística se han politizado en las últimas décadas frente a una de las crisis de violencia más fuertes y focalizadas del país. Alÿs elige Ciudad Juárez para poner en práctica estrategias artísticas de resistencia que ha desarrollado anteriormente en contextos de supervivencia; para el artista se trata de generar “poéticas políticas” en escenarios de extremos conflictos sociales.

Ciudad Juárez ha sido un espacio de capas superpuestas e interconectadas de abusos humanos, sociales, económicos y políticos. Si en un inicio los cuerpos de mujeres desaparecidas se encontraron en el desierto, hoy son arrojados en las calles de la ciudad. Paralelamente, la guerra entre los cárteles de drogas y las políticas bélicas gubernamentales convirtieron a la antes conocida ciudad de la vida nocturna en una urbe fantasma. El más reciente ataque a Juárez ha sido la destrucción de su urbanismo y arquitectura bajo el errático lema de “la festividad es la protagonista y contenedora del crimen organizado y la masacre”. El Estado mexicano aniquiló el centro histórico de la ciudad: sus bares, prostíbulos, teatros, cantinas, pequeños comercios y hoteles.

Es en este contexto en el que Francis Alÿs posiciona su nueva producción junto con su equipo de colaboradores: Alejandro Morales, Felix Blume, Julien Devaux y Rafael Ortega. Entre los años 2013 y 2014, Alÿs se desplazó por las calles desiertas y destruidas de la ciudad, buscando insertar sus estrategias de sobrevivencia -como práctica artística- en el contexto dramático del México actual.

Paradox of Praxis #5 (Paradoja de la praxis #5) es parte de una serie de acciones registradas en video, donde Alÿs convierte el momento de creación en un esfuerzo corpóreo en relación a la idea occidental de productivismo; se trata de activar objetos o labores aparentemente fútiles. Si en el año 1997, en Paradox of Praxis #1 (Paradoja de la praxis #1), el artista había desplazado por las calles del centro histórico de la ciudad de México su conocido bloque de hielo hasta hacerlo desaparecer, en el presente y en la trama social de una ciudad destruida patea una bola de fuego a través del perímetro que demarca el conflicto social y urbano. Pero, en esta ocasión, el objeto no desaparece, queda suspendido en el paisaje fronterizo, politizando aún más el gesto poético y dibujando un recorrido del mapa geopolítico de Ciudad Juárez. La frase Sometimes we dream as we live, and sometimes we live as we dream (A veces soñamos como vivimos y a veces vivimos como soñamos, subtítulo de Paradox #5), traslada la crítica de la práctica artística per se a lo que Alÿs describe como será el contexto quien dicte el desarrollo de la acción.

Children´s Games #15, (Juegos de niños #15) desplaza la acción del cuerpo del artista hacia un grupo de niños que siguen las reglas del juego dictadas por Alÿs. Se trata de hacer cómplices y protagonistas a las generaciones futuras. Así, los niños portan fragmentos de espejos con los cuales se persiguen y aniquilan entre ellos. El juego se desarrolla en un área abandonada de casas de interés social de Juárez, siguiendo una estructura laberíntica que pareciera aludir a estrategias de guerra. Para Francis Alÿs el espacio fantástico mental de la infancia se convierte en un mecanismo de sobrevivencia y escape.

Hotel Juárez da título a esta muestra, que se extiende hasta el 26 de julio de 2015. Surge del posible desplazamiento de las áreas abandonadas de Ciudad Juárez hacia la Sala de Arte Público Siqueiros; el hotel, una de las pocas propiedades históricas que sobrevivieron a la destrucción de la ciudad, ha sido puesto en venta recientemente. Alÿs retoma el gesto que nació en Ciudad Juárez, para complejizar el entramado institucional de los museos de México.