El Centro Cultural Matucana 100 (M100) presenta Onomatoepopeyas, una exhibición curada por Iván Navarro que combina performance, escultura y sonidos urbanos. Onomatoepopeyas es la combinación de las palabras “onomatopeya” y “epopeya”, con el fin de explorar cómo el sonido está representado en las narrativas “épicas” que estos trabajos contienen.

El video The Street, una producción reciente del artista James Nares, es la pieza central de esta exhibición. En septiembre de 2011, Nares -quien vive en Nueva York desde 1974- grabó durante 16 horas a gente por las calles de Manhattan, desde un auto en movimiento, usando una cámara de alta definición que generalmente se utiliza para grabar objetos que se mueven a alta velocidad (una bala o un colibrí). Luego Nares ralentizó este material y lo dejó en una hora de movimiento continuo y fijo, que musicalizó con una melodía de una guitarra de 12 cuerdas compuesta e interpretada por su amigo Thurston Moore, co-fundador de la banda Sonic Youth.

Returning a Sound (2004), de Jennifer Allora y Guillermo Calzadilla, es otro de los videos que componen la muestra. Fue realizado en Vieques, Puerto Rico, una isla usada durante 60 años por la milicia estadounidense y las fuerzas de la OTAN para ejercicios de bombardeo. Aquí se prepararon intervenciones militares como la de Vietnam, Corea, Bahía de Cochinos, Los Balcanes, Somalía, Haití, Golfo Pérsico, Afganistán e Irak.

El movimiento nacional rebelde junto a una red internacional de apoyo logró que se detuviera el bombardeo en mayo de 2002, además del retiro de las fuerzas militares estadounidenses de la isla, y el comienzo del proceso de desmilitarización y futuro desarrollo de la zona.

Returning a sound da cuenta de esta campaña de paz y justicia, y al mismo tiempo señala los posibles riesgos. El video se dirige no solo al paisaje geográfico sino al paisaje sonoro, que para los habitantes de la isla queda marcado por el recuerdo de los bombardeos. Los viequenses siguen a Homar, un rebelde y activista que cruza la isla desmilitarizada en una motocicleta que tiene una trompeta soldada al silenciador. Así, al aparato para reducir sonido se le cambia su sentido original para producir un estridente llamado de atención, que le da un nuevo panorama sonoro a áreas de la isla antes expuestas a las detonaciones.

Felipe Águila expuso hasta el 5 de enero pasado su obra Strumento di protesta- Opera Latinoamericana, en la Galería Cívica de Arte Moderna y Contemporánea de Turín, en conmemoración del 69° aniversario de la liberación de Italia. En este trabajo, el artista chileno vuelve a la imposición del toque de queda durante la dictadura y al silencio quebrado durante las noches de protesta por el sonido de los “cacerolazos, que dialogaban de una casa a otra, de un barrio al otro de la ciudad. Águila construye una verdadera batería, un instrumento musical donde las ollas son los tambores, las tapaderas son los platillos y las cucharas de madera son las baquetas.

Diapositiva4 (1)

Felipe Águila, Strumento di protesta- Opera Latinoamericana, escultura sonora. Cortesía: M100

Paralelamente, se presenta Radetzky Loop, una instalación de Navarro con la colaboración del músico Atom™ donde el visitante se sumerge en un espacio industrial e íntimo, con fragmentos de sonidos de la popular marcha Radeztky.

Esta obra se sitúa en el campo de la estética de la resistencia, porque re-significa un neumático, regularmente utilizado para fines muy distintos a los de este proyecto. Por un lado, la rueda de camión de transporte de minerales, como el cobre que cumple la importante función de trasladar el popularmente llamado “Sueldo de Chile” (que son las utilidades obtenidas por la empresa gubernamental CODELCO, provenientes de la venta de cobre), y por otro lado, ironiza dicha función energética como una gran barricada para marchas y protestas callejeras, que resalta su dramatismo interrumpiendo flujos de tránsito peatonal y sonoro.

Desarrollada en colaboración con el músico Atom™, esta micro sala de escucha presenta fragmentos de sonidos eternos y distorsionados de la popular marcha Radeztky. Los sonidos activan la memoria al poder militar, posiblemente grabada en el inconsciente colectivo social, y tal vez de una forma más profunda que muchas imágenes relacionadas al tema.

La Marcha Radetzky es una marcha militar compuesta por Johann Strauss en 1848. La pieza fue encargada para honrar el mariscal de campo austríaco Joseph Radetzky von Radetz en la celebración de su victoria en la batalla de Custoza. Desde 1896 se ha utilizado como la presentación oficial de marcha de la Escuela Militar del Ejército de Chile del Libertador Bernardo O’Higgins.

Iván-Navarro (1)

Iván Navarro, boceto para Radetzky Loop, 2013. Obra en colaboración con Atom™ y Pedro Pulido

Programa

Inauguración de Radetzky Loop, de Iván Navarro y Atom™ : 21 de marzo de 2015
Intervención sonora Atom™/Radetzky Loops Live: 21 de marzo de 2015, Teatro Principal, M100
Exhibición: 21 de marzo al 21 de abril de 2015, Galería Concreta, M100, Santiago de Chile