Carlos Amorales (México, 1970) expone en kurimanzutto El Esplendor Geométrico, una serie de doce collages que introduce color por primera vez en su trabajo. Recreadas en gran formato a partir de composiciones de menor escala, hechas con muestras de papel con gradientes de color, estas piezas plantean el collage como una acción o como un verbo. Más allá de su definición como técnica pictórica, se trata de una herramienta para construir significado.

A pesar de ser configuraciones abstractas, estas nuevas obras de Amorales recuerdan a paisajes; las diferentes tonalidades sugieren el paso de las horas en el día y la luz que va cambiando en cada temporada. Con esta exhibición, el artista propone una discusión en torno a la temporalidad, la forma y el color como portador de un mensaje.

CA-kurimanzutto-10

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-2

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-3

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

Además de estos collages, también se proyecta El No Me Mires (2015), tercer y último filme de la trilogía conformada por Amsterdam (2013) y El hombre que hizo todas las cosas prohibidas (2014). Para esta tercera entrega, Amorales escribió un guión que articula la idea del collage cinematográficamente. El sueño de un opiómano sirve como punto de partida para revisitar un mito inuit en el que el protagonista se vuelve invisible para los comerciantes europeos con quienes busca hacer trueque. Este episodio se ve entrelazado con las pinturas, diseños de vestuario y escenografía suprematistas del artista ruso Kazimir Malevich, la pedagogía y el activismo político de Joseph Beuys, y los textos del escritor chileno Manuel Serrano. La idea del collage permea todos los aspectos del proyecto: con base en las piezas de la exposición, los actores desarrollaron un lenguaje simbólico que se despliega en la escenografía y la utilería del filme, abriendo nuevas posibilidades asociativas y narrativas. La película inicia a las 11 a.m y se proyecta puntualmente cada hora.

CA-kurimanzutto-7

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-9

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-4

Vista de la exposición “El Esplendor Geométrico”, de Carlos Amorales. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

Detrás de cada uno de los filmes realizados por este artista existe un riguroso proceso de investigación, que le da vida y substancia al trabajo, y que ubica cada proyecto dentro de una narrativa histórica y política. Uno de los productos de este proceso fue la creación de una vanguardia, el Cubismo Ideológico. Su manifiesto, redactado por Amorales y su taller de colaboradores, plantea la posibilidad de ver múltiples perspectivas de manera simultánea, así como la necesidad de realizar la anarquía.

Philippe Eustachon, colaborador en los filmes de Amorales, presentó el día de la inauguración un ejemplo del Cubismo Ideológico: un texto que yuxtapone extractos de los manifiestos vanguardistas más celebres del siglo XX. Este ejercicio combina los postulados del Futurismo, el Surrealismo y el Dadaísmo, así como las propuestas de Lucio Fontana y el Grupo Cero –cada uno con marcadas diferencias políticas– con el fin de evidenciar el estado fallido de la democracia y su reducción a los bastiones ideológicos de “izquierda,” “centro” y “derecha”.

CA-kurimanzutto-2015-2

Carlos Amorales, parte de la exposición “El Esplendor Geométrico”. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-2015-3

Carlos Amorales, parte de la exposición “El Esplendor Geométrico”. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-2015-4

Carlos Amorales, parte de la exposición “El Esplendor Geométrico”. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

CA-kurimanzutto-2015-5

Carlos Amorales, parte de la exposición “El Esplendor Geométrico”. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

Carlos Amorales estudió artes visuales en la Gerrit Rietveld Academie en Ámsterdam, y continuó sus estudios con una maestría en la Rijksakademie van Beeldende Kunsten en la misma ciudad. Durante más de diez años desarrolló un lenguaje visual propio a través de una colección de imágenes tomadas de libros y revistas, o fotografías descargadas de Internet. El material recolectado a su vez fue convertido en dibujos vectoriales en la computadora del artista. Este registro visual, mejor conocido como el Archivo Líquido, ha dado origen a piezas en medios tan diversos como la escultura, el dibujo, la instalación, el video, la animación, el collage y la pintura.

Para su primera exposición individual en la galería en 2010, El estudio por la ventana, Amorales reconstruyó a escala real (1:1) su primer estudio en la ciudad de México. La reproducción arquitectónica del departamento en el que comenzó a desarrollar películas de animación e instalaciones fue tapizada con dibujos e iconografía del Archivo Líquido, iniciando una discusión sobre el estudio como metáfora de la mente del artista.

Al reinterpretar y transformar este registro visual, Amorales empezó a trabajar de manera cada vez más abstracta, utilizando un método que recuerda a Gutenberg y a los pioneros de la imprenta. Al momento en que una forma se vacía de cualquier significado, ésta queda sin contenido y habita el mundo de manera gráfica, lo cual permite al espectador distanciarse de lo que antes parecía una realidad incuestionable.

En 2013 Amorales presentó Germinal, su trabajo individual en el Museo Tamayo. Esta muestra reunía esculturas e instalaciones creadas especialmente para la exposición, así como una serie de obras basadas en las imágenes de su archivo. Condensadas y fragmentadas, estas formas abstractas cuestionan el lenguaje y sus límites.

Paralelo a su práctica en el estudio, Amorales empezó a incursionar en el cine –un medio que le permite explorar nuevas posibilidades de comunicación, alejadas del lenguaje verbal. Sus filmes se han presentado en el Festival Internacional de Cine UNAM, el Philadelphia Museum of Art, la 8 Bienal de Berlín, el Center of Contemporary Art Ujazdowski Castle en Polonia y el Cine Mayo en Chile. Próximamente, Carlos Amorales participa en el FICUNAM con su filme El hombre que hacía todas las cosas prohibidas.

Sus exhibiciones individuales se han presentado en el Museo Tamayo en la Ciudad de México; Mac/Val en Vitry-sur-seine, Francia; Kunsthalle Fredericianum en Kassel, Alemania; Museo Amparo en Puebla, México; Herziliya Museum of Contemporary Art en Herziliya, Israel; Contemporary Arts Center en Cincinnati, Estados Unidos, y Philadelphia Museum of Art en Estados Unidos.

Ha participado en diversas exposiciones colectivas como Under the Same Sun, Art from Latin America Today en el Guggenheim Museum, 2014; 8va Bienal de Berlín, 2014; Shanghai Biennale, 2014; Sharjah Biennal 11, 2013; Manifesta 9, 2012; México: Expected/Unexpected en el Museum of Contemporary Art San Diego en Estados Unidos, 2011; 10a Bienal de La Habana, Cuba, 2009, 5ta Seoul International Media Art Biennial en Corea, La era de la discrepancia en el Museo Universitario de Ciencias y Arte MUCA en 2007 y la 50va Bienal de Venecia en 2003.

Carlos Amorales vive y trabaja en la Ciudad de México.

CA-kurimanzutto-2015-1

Carlos Amorales, parte de la exposición “El Esplendor Geométrico”. Cortesía del artista y kurimanzutto, Ciudad de México. Foto: Diego Pérez

Carlos Amorales: El Esplendor Geométrico

kurimanzutto, Ciudad de México

Del 10 de febrero al 14 de marzo de 2015

UA-20141746-1 Cartelera