Desde tiempos prehistóricos, el fuego ha sido un motor de avances tecnológicos a la vez que una fuerza atávica, natural y a veces incontrolable. Suele relacionársele con rituales que remiten a la muerte, a la consumación de un hecho, a un fin. Un ejemplo es el uso tan normalizado del “quemar etapas”. El fuego, hasta en su extensión en el texto, en el lenguaje, nos remite a un desenlace. Con todo, hay un antes y un después de él. Parece ser una fuerza demasiado intensa que, a su paso, podría eventualmente consumirlo todo.

10612986_844811348872525_8859991856727898434_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

1506652_844811345539192_5400244388966796503_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

Arder es el título de la muestra que acoge en la Galería D21 los registros de performances y algunas fotografías del escritor y cronista Pedro Lemebel. En ella, el objeto central es el cuerpo del artista: fotografiado, cayendo, sangrando, ardiendo. De un modo u otro, no es el fuego el único elemento que podríamos relacionar a este arder. Lemebel hace arder de muchas formas los parámetros sexuales, aquellos del lenguaje, aquellos de la ausencia.

La muestra destaca por tener una intención retrospectiva, la cual no llega a cuajar como tal. Obedece al impulso de Pedro Montes y Sergio Parra, que se unen para indagar en el trabajo de Lemebel y conformar esta muestra, que luego de pasar por D21 llegará a la recientemente inaugurada Metales Pesados Visual. El rescate de la obra de Lemebel le da un cuerpo a posibles nuevas lecturas y conexiones, y resulta necesario en cuanto la carga político-histórica que cruza su obra adquiere importancia no sólo en el campo de la performance y las artes visuales, sino también en el de la historia y los modos en que el arte activa a ésta última.

10628356_844811485539178_5336034820758058290_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

10410615_844811748872485_734313878108809979_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

10624989_844811685539158_5407353537082420027_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

Claramente, la intención es saldar una deuda en el presente para quien ha quedado inscrito en la historia de la performance, la literatura y el activismo en Chile. Sin embargo, en términos de espacio parece más una “selección” retrospectiva. Por lo demás, una selección muy cuidada y coherente, que moviliza discusiones pasadas y actuales en torno a la obra de Lemebel y a su relación con conflictos que laten en los márgenes de la sociedad. Esta misma latencia del pasado y el presente permite que en la muestra convivan obras que provienen de los últimos treinta años. Aquellas acciones del pasado del fuego y la sangre: el Hospital Ochagavía y Pisagua. Lemebel arde y Lemebel sangra. Ambas performances constituyen hoy un hito dentro de la historia del activismo artístico en Chile, aquel que conjugó historias de las cuales no se quería hablar, por demasiado añejas o demasiado dolorosas. El pudor del pasado y el pudor de la pena son sensaciones que laten en ambas obras.

Con estas performances ya insignes habitan acciones de un tiempo presente que obedecen al ímpetu de un cuerpo que sigue alterándose en los trazos de una marginalidad que nunca ha dejado de habitarse. Esta corporalidad no es sólo física. Es también la ciudad entendida como un cuerpo, dispuesto a arder. La letra con fuego entra.

10805808_844811502205843_7514757196683792063_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

10406750_844811552205838_8819411842561761579_n

Vista de la exposición «Arder», de Pedro Lemebel, en D21, Santiago de Chile, 2014. Foto: Jorge Santelices

En Abecedario, una pasarela frente al Cementerio Metropolitano hace arder la letra. La combustión del neoprén sobre el asfalto prende en llamas las veintiocho letras de un abecedario que no da abasto para nombrar la muerte, en un ejercicio que recrea una acción realizada en el mismo lugar a fines de los ochenta. La dilución de las prácticas marginales de la performance en esos tiempos es contrastada con estas activaciones en el presente: Lemebel recrea acciones y realiza unas nuevas, con las que se puede ficcionar una producción que obedece a otro contexto.

Screen-shot-2014-12-29-at-10.47.12-AM

Pedro Lemebel, Desnudo bajando la escalera, registro de performance, 2014. Foto: Pedro Marinello. Cortesía: D21

En el Museo de Arte Contemporáneo hay permisos municipales y del mismo museo. Todo listo y dispuesto para que no haya contratiempos. El resultado es Desnudo bajando la escalera, performance en que Lemebel cae por los escalones del frontis del MAC, envuelto en un saco marinero que al final de su caída termina ardiendo con él adentro. Ver esas cuidadas imágenes nos remite a todos los incendios que se han cocinado en esas escaleras. Se cruzan dos referencias obligadas: la directa a Duchamp, y aquella que nos lleva a pensar en el incendio que en 1969 sufre la otrora Escuela de Bellas Artes.

En esta muestra se cruzan relatos pasados y presentes, modos de producción en contextos que exhiben grietas de un desfase político y artístico, pero que refuerzan la idea de un cuerpo de obra denso y activo en la contingencia, dispuesto a ser leído en los múltiples sentidos que provoca una exhibición con esta intención retrospectiva.

The following two tabs change content below.

Lucy Quezada

Nace en Chile en 1990. Vive y trabaja en Santiago de Chile. Ha escrito en las revistas Punto de Fuga y Arte y Crítica, ha participado en encuentros sobre arte contemporáneo e historia del arte en Chile, Venezuela, México y Argentina. Actualmente cursa el Magíster en Teoría e Historia del Arte de la Universidad de Chile, realiza investigación y es panelista de artes visuales del programa "Radiópolis" (Radio Universidad de Chile).