«Esta investigación arranca del nivel cero del suelo hacia abajo (…) Excavé dibujos ciegos gobernados por las palmas de mis manos (…) El dibujo estaba enterrado y conocerlo implicaba pasar del dibujo de túneles al molde de vaciado. Inundé con cemento el dibujo hasta ahogarlo. Cuando afloró la mezcla al nivel del suelo supe que el dibujo se había borrado. Las figuras que desenterré ya no las vi como dibujos sino como esculturas; eran esculturas nacidas patas arriba que ahora se aprendían a parar». Así describe Francisca Sánchez el proceso de trabajo que derivó en su nueva serie de esculturas, formas orgánicas provenientes de excavaciones e instaladas sobre plintos como «dibujos fosilizados» en la sala principal de Galería AFA.

DSC3097

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

La muestra, titulada Tabla Rasa, se articula en tres partes. En primer lugar, por este grupo de esculturas desenterradas del suelo que son el reverso de los túneles excavados por Sánchez. En segundo lugar, por un video que explica su método de trabajo a través del registro audiovisual de un taller realizado en la playa de Pichilemu en julio de este año, donde los participantes excavaron túneles que luego llenaron de yeso hasta que éste afloró en la superficie, igualando el nivel del mar. Cada pieza más tarde fue desenterrada y lavada para dar origen a las esculturas. Por último, se presenta una serie de piezas que resultan de modelos tridimensionales hechos a través de un software de fotogrametría. La técnica, trabajada en colaboración con el artista Felipe Baeza, permite generar un modelo virtual 3D utilizando capturas fotográficas.

“Esa misma excavación fotografiada fue vaciada en yeso. Así, lo que vemos en la exposición es la forma de yeso y el modelo impreso en 3D. En teoría debiera existir un calce entre ambos; el modelo 3D debiera corresponder al yeso como su molde, y viceversa. La exposición rebota entre estos dos polos: entre el tacto ciego que produce formas en la tierra que se deben a lo que saca, y la hipervisibilidad fotográfica que genera objetos modelados con fotografías”, explica la artista.

DSC3122

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3131

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3197

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3249

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3251

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3205

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3190

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

«Esta suerte de dibujo petrificado es confrontada con la imagen que nos habíamos formado a partir de la excavación a mano. Al subir las piezas resultantes sobre la superficie vemos la réplica invertida del movimiento; son la inversión concreta del hoyo excavado: de túneles, pasan a puentes. Este método de hacer primero y luego conocer, de entender sin ver, responde a la búsqueda de un procedimiento que burle la lógica de reconocer y nombrar todo lo que veo. Quería exiliar las palabras y enfrentarme a algo que no pudiera definir de antemano, algo de lo que solo conociera los métodos pero no su nombre», relata Francisca Sánchez en una entrevista con la historiadora del arte Catalina Valdés que es parte del libro Tabla Rasa, que se lanza este 6 de diciembre a las 12 horas en la galería, con la participación del escritor Rafael Gumucio y el artista Diego Lorenzini.

El proceso y sus resultados remiten a los vaciados hechos en hormigueros que, al ser desenterrados, dejan a la vista una compleja arquitectura semejante a una red urbana. De hecho, parten del mismo principio: son espacios comunicados que, una vez llenados, dan lugar a una construcción. La artista también tiene como referentes imágenes de Capadocia, el trabajo de Federico Assler, los túneles vietnamitas, las trincheras de la primera guerra mundial y películas de escapes por túneles.

DSC3289

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3311

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3292

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

DSC3300

Vista de la exposición Tabla Rasa, de Francisca Sánchez, en Galería AFA, Santiago, 2014. Foto: Jorge Brantmayer. Cortesía: AFA

Pichilemu-3

Francisca Sánchez, parte del registro en Pichilemu. Cortesía: Galería AFA

Pichilemu-1

Francisca Sánchez, parte del registro en Pichilemu. Cortesía: Galería AFA

Pichilemu-2

Francisca Sánchez, parte del registro en Pichilemu. Cortesía: Galería AFA

Sobre la artista

Francisca Sánchez nació en Santiago 1975. Licenciada en Antropología y Magister en Artes Visuales de la Universidad de Chile. En el 2004 participa en la residencia De Ateliers en Amsterdam y dos años después se integra al programa de investigación artística La Seine de L’École Nationale Supérieure des Beaux Arts de París. Durante el tiempo que vive en el extranjero es becada por las entidades en las que participa, lo que le permite dedicarse exclusivamente a la experimentación y al trabajo sistemático en el taller. Esto marcará su quehacer artístico proponiendo la práctica de la escultura como una metodología para entender las cosas del mundo rehaciéndolas. El 2009 de regreso en Chile, funda junto a María Berríos e Ignacio Gumucio el colectivo y editorial vaticanochico, que postula la curiosidad como motor del conocimiento y del autoaprendizaje. Actualmente vive y trabaja en Santiago, compartiendo su tiempo entre sus investigaciones y la enseñanza en la Escuela de Arte de la Universidad Diego Portales.

Francisca Sánchez: Tabla Rasa

Galería AFA, Calle Phillips 16, 2-A, Plaza de Armas, Santiago de Chile

Hasta el 11 de diciembre de 2014