FAVA, Fundación Artes Visuales Asociadas, es un nuevo y ambicioso proyecto de un grupo de empresarios y visionarios chilenos que apuestan al desarrollo del arte contemporáneo en Chile, en específico, al fortalecimiento de casi todas sus manifestaciones e instancias posibles, desde la difusión, la exhibición y la filantropía, hasta la educación, el reconocimiento de la labor profesional y el desarrollo de un mercado de coleccionismo. FAVA nace en el año 2012 -aunque poco se conozca de su labor hasta ahora- de la mano de Nicolás Cobo, como Presidente del Directorio; Irene Abujatum, como Vice Presidente; Elodie Fulton, como Tesorera; Felipe Mella, Secretario; y Alfonso Díaz -quien fuera Jefe del Área de Artes Visuales, Arquitectura y Diseño de la DIRAC- como Director.

Quizás en el circunscrito mundo del arte chileno Abujatum y Fulton sean los nombres que mejor reconocemos. A ellas las vinculamos directamente como las socias y directoras de la feria de arte Ch.ACO, que es por cierto uno de los proyectos clave de la Fundación, y Galería AFA, una de las más activas en el circuito local. Ahora Abujatum ha traspasado a Fulton el liderazgo en Ch.ACO para dedicarse de lleno a FAVA y convertirla en “una institución sólida, fuerte y real para hacer accesible las artes visuales chilenas”.

Entre las funciones de FAVA -según recogemos de una especie de decálogo de prácticas que aparece en su página web- están la difusión de las artes y el desarrollo de la cultura; ser un vínculo activo entre los ámbitos público y privado; desarrollar iniciativas relacionadas con la educación, la filantropía y el patrimonio; hacer de la educación artística un tema prioritario en sus contenidos; validar el trabajo de los artistas nacionales y sus mediadores para que puedan salir al exterior fortalecidos; desarrollar el coleccionismo privado y público; y apuntar al trabajo asociativo y mancomunado entre los agentes del arte.

Una de las actividades que ya ha organizado FAVA es Ch.ACO Talks, la primera experiencia fundacional del nuevo Programa Patronos Ch.ACO. Este nuevo programa de FAVA se establece como un punto de diálogo entre destacados invitados internacionales y agentes del mundo público y privado nacional. El primer invitado fue Barry Keldoulis, director de las Ferias de Arte de Australia, con el objetivo de generar vínculos con el circuito galerístico chileno. Se reunió con la Asociación de Galerías de Arte Contemporáneo de Chile, AGAC, donde como director de Melbourne Art Fair y Sydney Contemporary Art Fair tuvo la oportunidad de crear lazos con las principales galerías de Chile, junto con ejemplificar el exitoso modelo desarrollado en estas dos ferias australianas.

La segundo invitada fue la curadora israelí Nirith Nelson, quien ejerce desde el año 2002 como directora del Centro de Jerusalén para las Artes Visuales (JCVA), un programa internacional de residencia que ha acogido a distintos agentes del circuito artístico internacional, como los artistas Sophie Calle, Daniel Buren, Haim Steinbach, Mateo López, Harun Farocki, Raqs Media CollectiveKrzysztof Wodiczko y Yael Bartana, y los curadores José Roca, Yasmil Raymond y Chus Martínez, entre otros. Durante su visita, Nelson dio la charla titulada Passer by. The advantage of art residencies, donde abordó la importancia de las residencias como plataforma de investigación y promoción en el mundo artístico, además de realizar una visita a la residencia en vivo que en ese entonces realizaban en el Palacio Consistorial de Santiago seis jóvenes artistas chilenos –Carola Ramírez, Cristián Lira, Matilde Benmayor, Raisa Bosich, Yisa y Fernando Andreo-, en el marco de la 25ª edición del Concurso Arte en Vivo. Nelson ejercerá como uno de los jurados del certamen que elegirá dos ganadores, cuyas obras pasarán a formar parte de la recientemente fundada Colección Nacional, que se estará exponiendo en esta sexta edición de feria Ch.ACO.

Y hay mucho más en carpeta. Una de las nuevas iniciativas de la fundación, a ser lanzada el 1 de octubre durante la feria, es el Premio FAVA, un reconocimiento otorgado a un agente de las artes visuales que en esta primera oportunidad recaerá en Enrique Ramírez, un videoartista chileno que ha desarrollado su carrera fuera de su país y que sólo en el último año ha sido reconocido con el Premio Descubrimiento de los Amigos del Palais de Tokyo 2013 (Prix Découverte des Amis du Palais de Tokyo 2013) y el Premio LOOP-Hoteles Catalonia, con su obra Cruzar un Muro, adquirida por Screen Projects/LOOP, y que entró a formar parte de la Colección MACBA (Museo de Arte Contemporáneo de Barcelona).

Conversamos con Irene Abujatum sobre estos y otros temas relacionados con FAVA.

IRENE-WEB (2)

Irene Abujatum, por Michelle Bossy

Alejandra Villasmil: Comencemos por que nos cuentes qué es la Fundación FAVA. ¿Cuándo se crea y por qué?

Irene Abujatum: Al cumplirse el segundo año de Ch.ACO, en el 2010, partimos con la idea de hacer una fundación probando modelos fuera de Chile, como la Fundación ArteBA. Una fundación nos permitía mayor nivel de transparencia, socialización, y de alcance más grande en términos de gestión. Al principio no pensábamos en la importancia de lo que es una fundación… teníamos buenas ideas pero económicamente no teníamos el financiamiento. Entonces fuimos deteniendo el proyecto hasta que en el 2013, con Elodie, convocamos a Alfonso Díaz, Felipe Mella y Nicolás Cobo, además amigos cercanos que entienden el proyecto. En ese momento armamos una fundación con dos áreas específicas, una de ellas la educación de las artes visuales, porque la educación creativa flexibiliza la inserción de las personas socialmente

A.V: Y porque la educación es una de las bases para crear coleccionistas…

I.A: La educación nos flexibiliza la creatividad. A partir del 2015 empezaremos a trabajar con fundaciones educativas y a incidir en la reforma educativa, ver qué hay dentro de la reforma relacionado con el tema de la educación artística y trabajar con eso. Es ambicioso, pero creo que es posible.

El segundo objetivo que nos planteamos fue acelerar el proceso de mecenazgo y filantropía en Chile. Esto, porque trabajamos el tema del coleccionismo obviamente, pero también porque en Chile nunca se ha trabajado este tema. No existe el mecenazgo en Chile. No hay filántropos, sólo donaciones cuando el señor muere. Acá estamos estancados.

A.V: ¿Por qué crees que pasa esto?

I.A: No sabemos si viene de la austeridad del chileno.

A.V: ¿Austeridad?

I.A: El chileno es bastante austero, conservador, cuidadoso de no gastar en lo que no se puede.

A.V: ¿Precavido?

I.A: ¡Pero estamos en un país neoliberal, no deberíamos ser precavidos! Si somos desarrollados deberíamos tener programas de mecenazgo y filantropía. Y el Estado no tiene la capacidad para eso. Nuestra idea es ser un puente entre lo privado y lo público. Enseñarle a la gente para qué sirve la Ley de Donaciones Culturales, donde cualquier persona o empresa puede donar. También queremos acelerar –más que enseñar a la filantropía- los procesos del mecenazgo. La misión de FAVA es que la feria (Ch.ACO) se haga cada año sin perder ese espíritu de fiesta de las artes visuales.

A.V: ¿Eso implica que la fundación es la encargada de buscar el financiamiento para Ch.ACO?

I.A: La feria tiene que levantarse sola. La feria se levanta sola desde hace tres años, por taquilla, por los alquileres de los stands… la feria hace dos años que no genera gastos. Pero de alguna manera, la feria tiene que responder a las necesidades de la fundación. Todos los años nos sentamos con el directorio y discutimos cuáles son las estrategias de la feria; es un trabajo que se hace todo el año. Efectivamente, en la fundación se armó un programa de patronazgo, que incluye por ejemplo la Beca FAVA, que se otorgará anualmente para la investigación sólida durante un año sobre artes visuales chilenas, con parámetros académicos y de investigación histórica, todo esto evaluado por un jurado; porque falta historia, que se lea sobre historia de arte en Chile. Esa investigación debe estar indexada y convertirse en un libro. Esta beca se lanza en diciembre de este año.

Por otro lado, hemos creado el Premio FAVA para personas o instituciones que se hayan destacado en el último año en Chile, y que anunciaremos el primer día de la feria. También está la Colección FAVA, que tiene como curador por los primeros dos años a Pablo León de la Barra, quien ahora recibe la lista de las galerías que participan en la feria, tanto nacionales como internacionales, va y mira qué obras tienen, para entonces armar la colección con artistas nacionales e internacionales.

A.V: ¿Cuánto dinero tiene FAVA adjudicado para eso?

I.A: X cantidad de dinero, aún por definirse. Con ese monto él armará la colección. También estamos viendo la posibilidad de que esa colección pueda itinerar por museos. Pero esto es algo a largo plazo, cuando se haya armado y haya crecido. En unos cuatro años la colección podría ser exhibible. Por otro lado, nuestra feria nunca va a crecer mucho. No queremos más de 40 galerías, porque nuestro mercado es chiquito. Pero seguro que en 10 años más será una gran feria. Ahora es una feria boutique; no queremos que sea una feria más dentro de la región.

A.V: ¿Y ese dinero X da para tantas cosas?

I.A: Si, tenemos plata. Si tuviéramos 10 patronos podríamos hacer más cosas, obviamente. Ganamos la Ley de Donaciones Culturales y la única condición que nos pidieron fue que no moviéramos las platas de un lugar a otro, de la feria a Ch.ACO o de Ch.ACO a la fundación.

Lo otro que queremos hacer es donaciones a museos. Donar 30.000 dólares al Museo Nacional de Bellas Artes (MNBA). Estamos firmando un acuerdo para una donación anual. Le entregaremos ese dinero ahora durante Ch.ACO para que vayan a la feria a comprar arte chileno que llene los vacíos que existen en la colección del MNBA. Esto, estamos convencidos, profesionalizará muchos temas: el curador hará su trabajo, el historiador hará el suyo, la casa de subastas, la galería… entonces nuevamente el sector empieza a moverse.

A.V: ¿Por qué el Bellas Artes y no el Museo de Arte Contemporáneo (MAC), por ejemplo?

I.A: Porque es la primera puerta de entrada y el museo que más lo requiere. Es el museo de todos los chilenos. Además es un museo que tiene una política de adquisiciones. Estamos en buenas conversaciones con (el director del MNBA) Roberto Farriol para poder llevar esto adelante.

A.V: ¿Qué tanto influyen los patronos en las decisiones artísticas?

I.A: A nivel de gestión influyen porque son empresarios. Y escuchamos sus sugerencias, y ellos a nosotros en lo que tiene que ver con lo artístico. Así que es una relación muy sana. No tienen una formación en historia del arte, tampoco hay que enseñarles el ABC, sino que están aprendiendo, tienen curiosidad, empiezan a ir a ferias, a exposiciones, y no se quieren mantener al margen.

A.V: ¿El que pone la plata termina determinando dónde se pone y cómo? ¿Influye en ciertos cambios?

I.A: En gestión si. Y ellos (los patronos) determinaron, sugirieron más bien, a quién beneficia cada cosa: el premio al artista destacado, la beca para investigación, la colección que va al museo… hemos generado una relación de confianza con nuestros patronos.

600

Nirith Nelson, directora del Centro de Jerusalén para las Artes Visuales (JCVA), con la artista chilena Raisa Bosich, durante una vista a la residencia de la 25ª edición del Concurso Arte en Vivo, en Santiago, 2014. Parte de Ch.ACO Talks. Cortesía: FAVA

Noche_Colecc_10.09.14_132-1024x592

En la Noche de Coleccionistas: Carolina Tohá, alcaldesa de Santiago; Elodie Fulton, directora general de Feria Ch.ACO; Cecilia Puga, representante de Fundación Familia Larraín Echeñique; Irene Abujatum, directora fundadora de Feria Ch.ACO; Claudia Barattini, Ministra del Consejo Nacional de la Cultura y las Artes. Cortesía: Ch.ACO

A.V: Retomando los objetivos de FAVA, me comentabas antes de iniciar esta entrevista que tenían varios proyectos. ¿Hay otros más?

I.A: Si. Otro de los programas que pensamos a futuro, cuando tengamos más patronos -que entrarán al directorio como patronos fundadores- tiene que ver con gestionar un evento que represente un hito para la ciudad, pero no sólo en Santiago, sino en todo Chile. Hay que hacer eventos en regiones, algo que represente un gran evento para las ciudades, algo masivo y popular pero sin perder la línea conceptual de lo que hacemos.

También tendremos la primera Gala de FAVA, gARStronomy, el 1 de octubre, una performance culinaria única que une la creatividad de cuatro artistas nacionales –José Pedro Godoy, Cecilia Avendaño, Beatrice de Girolamo y Benjamín Lira– con la inspiración de los mejores chefs de Santiago: Carolina Bazán, Gustavo Sáez, Matías Palomo y Ciro Watanabe. El valor de la silla es de 100.000 pesos. Lo que se recaude en la Gala se entregará al MNBA para que haga adquisiciones. Porque son la primera puerta y porque tienen programa de adquisición.

También hicimos hace unos días la Noche de Coleccionistas, en el Museo Chileno de Arte Precolombino, que fue el evento donde se lanzó FAVA y el Programa VIP First Choice de este año: el pasaporte de la República de Ch.ACO, que da acceso a toda la programación VIP, que como cada año ha preparado un interesante viaje por museos, colecciones, galerías y talleres de artistas nacionales.

A.V: Recuerdo que en un resumen de lo que fue Ch.ACO 2013, me hablaste de la creación de un Círculo de Coleccionistas. ¿Cómo se inserta ese proyecto dentro de FAVA? ¿O es algo que funciona de manera independiente? ¿Continúa?

I.A: El año pasado armamos un grupo, y se sigue alimentando el segundo grupo. Pero no me da el tiempo. Me gusta generar coleccionismo, generar filantropía, porque todo filántropo de alguna manera es un coleccionista en potencia, al largo o corto plazo. Hay que trabajar en varios frentes al mismo tiempo; para que el sistema funcione, hay que generar puntos de conexión entre los diferentes actores.

A.V: El trabajo en red… eso de generar vínculos formales entre los distintos actores para potenciar lo que cada uno hace… ¿Por qué no pasa en Chile?

I.A: Las palabras no se cumplen, se cumplen en los papeles. Por fin Elodie, como directora de feria, estableció que hay que establecer convenios, porque la palabra no es suficiente. La gente se anima un rato y después se desanima.

A.V: Pero, más allá de los convenios, ¿qué crees que hace falta en el sistema del arte chileno para que todos sus actores remen hacia el mismo destino y se beneficien?

I.A: Dejar de creer que esto no es serio. Hay una mirada al arte y al sistema de que esto es bohemio. El público general cree eso; no hay una valorización de la red de artes visuales. Cuando se valorice, será mas fácil de creer. Ch.ACO ha dado un poco esa mirada, o las galerías que nacen y se mantienen con el tiempo, artistas que respetan el trabajo de las galerías, los dealers que respetan el trabajo de las galerías… de eso falta aún pero nos hemos ido acercando a una valorización de la cadena de valor. El año pasado nos pasó en Ch.ACO que cuando entraron al First Choice en la primera hora y media se había vendido un montón. Hay un cambio, estoy segura

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.
UA-20141746-1