Historias de Aprendizaje es la obra presentada por la artista chilena Voluspa Jarpa en la 31ª Bienal de São Paulo, que inauguró el 6 de septiembre con la participación de más de 100 artistas, bajo la curaduría de Charles Esche, Galit Eilat, Nuria Enguita, Pablo Lafuente y Oren Sagiv, y Benjamin Seroussi y Luiza Proença como curadores asociados.

El título de la bienal, Como (…) coisas que não existem [How to (…) things that don’t exist / Cómo (…) de cosas que no existen], invoca de forma poética la capacidad del arte para reflexionar y actuar sobre la vida, el poder y la creencia. También alude a la idea de viaje -en sus diversas lecturas- y a la bienal como proceso abierto y de intercambio, de naturaleza esencialmente pedagógica, y de receptáculo de proyectos -más que de obras-, con el objetivo de tener una incidencia en la situación cultural y social de Brasil, más allá del contexto artístico.

unnamed-600x324

Voluspa Jarpa en la 31 Bienal de São Paulo. Cortesía: Visioner TV

La obra que presenta Jarpa en la Bienal, Historias de Aprendizagem [Historias de Aprendizaje], es una instalación laberíntica que comprende, por un lado, documentos de la CIA sobre la última dictadura en Brasil (1964-1985) desclasificados hace unos años por el gobierno de Estados Unidos y, por otro, documentos del servicio secreto brasileños producidos durante los mandatos de Getúlio Vargas (1951-1954) y João Goulart (1961-1964). La instalación también incluye documentos sobre el exilio de éste último en Uruguay hasta que fue presuntamente asesinado en Argentina en 1976, en el marco de la Operación Cóndor, un plan coordinado urdido por las dictaduras del Cono Sur.

Para Jarpa, es sintomático que en todos estos documentos algunas partes fueran borradas antes de su desclasificación. Estas tachaduras pueden leerse como una forma de comportamiento histérico, que en el psicoanálisis freudiano significa la incapacidad para hacer frente a un trauma. En los términos de Sigmund Freud, el trauma es una narrativa archivada y negada, mientras que el síntoma es un archivo codificado. Jarpa incorpora los borrones de los documentos originales en la propia estructura de la instalación, cerrando el acceso del espectador a los documentos frente a ellos y permitiéndoles sólo atisbos parciales de los del fondo. De esta manera, la posibilidad se experimenta como imposibilidad, y se habla de una promesa de divulgación que es, de hecho, materializada como represión.

En este video de nuestro media partner Visioner TV, Jarpa da cuenta de las distintas decisiones formales y conceptuales de su propuesta.