Desde el imaginario doméstico, la estética kitsch y los desastres, Jorge Cabieses-Valdés cuestiona y reflexiona acerca de ejercicios de consumo que derivan en deseo y poder, y la violencia implícita que traen consigo objetos impuestos en determinados contextos. Estas y otras inquietudes están presentes en dos exposiciones simultáneas del artista en Santiago: Anamorfosis, en la Sala de Arte CCU, y Grotesco, en Galería XS. En estas muestras, el artista presenta obras recientes que plantean oscilaciones entre conceptos como lo feo y lo bello, el vacío y lo grotesco, trabajados mediante tensiones generadas en base a objetos decorativos que derivan en problemas de lenguaje y percepción.

 

En Anamorfosis, el artista extrapola las posibilidades de torsión de un mismo objeto -una copia china de bajo costo de un salsero aristocrático- en cuatro formatos: pintura, escultura, video y sonido.

La primera señal de distorsión se manifiesta en la escala de las piezas, superando en cada una las dimensiones del objeto original, poniendo en crisis la utilidad del objeto en base a su representación, e introduciendo así una primera capa del carácter extravagante que imponen las obras. Esta naturaleza de coloso se contrapone, a la vez que remite, a las investigaciones anteriores del artista enfocadas en el uso de miniaturas.

Cada una de las cuatro piezas recibe un tipo de distorsión, y entre éstas se genera una suerte de enfrentamiento dada su disposición en la sala a través del montaje. Así, por ejemplo, a la pieza escultórica se aplica una orientación vertical mediante una especie de “estiramiento” óptico. La pintura, proyectada horizontalmente, hace que la representación del objeto se expanda hacia los lados, de modo apaisado. En el caso del video, la distorsión se refleja de modo irregular, al trastocarse la linealidad del relato, las pausas, y la integración de la repetición de un mismo acto. Por último, la pieza de audio -descrita como la grabación de un golpe sobre la superficie del salsero de porcelana- es extendida mediante un software de edición digital. La expansión de ondas es lo que da vida a la deformación, complementando así al resto de las obras.

Aquel “deber parecer algo” no hace más que reafirmar la discontinuidad entre un elemento y su copia. La fealdad de un objeto, como lo describe Cabieses-Valdés, lleva consigo todo simulacro a medio terminar, la falla y el disgusto en su apariencia. La Anamorfosis, cuyo origen data del siglo XV, tiene relación con las leyes de perspectiva en la pintura y el dibujo, que en principio tiene el objetivo de distorsionar las imágenes para así proponer un ángulo de corrección vinculado al punto de vista del espectador. Al eliminar el objetivo de este efecto óptico se produce la tensión y un supuesto estancamiento en todo aquello que el ojo no logra discernir. Es esta instancia de puesta en abismo la que abre el artista para proponer una reflexión que parte desde lo visual pasando por el sonido, para luego llegar a otras interpretaciones que dialogan entre conceptos.

10386853_737333559657350_1010618035759391287_n-600x399

Anamorfosis, de Jorge Cabieses-Valdés, en la Sala de Arte CCU, Santiago, 2014. Cortesía: CCU en el Arte

ccu-sala-de-arte-jorge-cabieses-4

Anamorfosis, de Jorge Cabieses-Valdés, en la Sala de Arte CCU, Santiago, 2014. Cortesía: CCU en el Arte

Con Grotesco, en Galería XS, Jorge Cabieses-Valdés navega por las superficies de la anamorfosis nuevamente, adjudicándole esta vez mayor importancia a las particularidades estéticas de las imágenes visitadas.

En la serie del mismo título, y retomando el ejercicio de la anamorfosis pictórica, diversas imágenes de jarrones de porcelana son distorsionadas. Las imágenes provienen de catálogos de piezas chinas, al igual que el salsero, escaneadas e intervenidas digitalmente para luego ser llevadas al lienzo.

La serie Lo infinitesimal se constituye por impresiones digitales de imágenes de catástrofes naturales extraídas de la prensa, directamente intervenidas con imágenes de piezas de porcelanas pintadas. Lo grotesco aparece en distintos niveles, priorizado en la mezcla incómoda que produce el contexto de origen que distancia a los elementos, ya sea la categoría de evento inconmensurable en un caso, o el lujo y aparente contención en el otro, siendo, no obstante, unidos por concepto y aspectos formales.

CABIESES-XS-Grotesco-oleo-y-acrilico-sobre-tela-965x1345cm-2014p-600x435

Jorge Cabieses-Valdés, Grotesco, 2014, óleo y acrilico sobre tela, 96,5 x 134,5 cm. Cortesía: galería XS

CABIESES-XS-Lo-Infinitesimal-oleo-sobre-impresion-digital-2014p-455x600

Jorge Cabieses-Valdés, Lo Infinitesimal, 2014, óleo sobre impresion digital. Cortesía: Galería XS

Del mismo modo, el escenario de un lugar destruido tensiona visualmente y carga de energía a un objeto que aún en su representación se percibe propenso al desmoronamiento debido a su fragilidad. Por otro lado, la ornamentalidad con la que son construidos estos jarrones los hace en sí objetos cargados de información visual, al igual que el contenido de las impresiones, por lo que la relación formal impone nuevamente un nexo en torno a la estética de lo “grotesco”, la exacerbación y el “mal gusto”.

La acción de derrame que muestra el video Salsa alude igualmente al desecho, el fluido y lo grotesco que esta sustancia líquida trae consigo. Utilizando la técnica digital del chroma key, el artista sobrepone la imagen de una catástrofe natural, descubriéndola y rozando los límites interiores de un líquido, a medida que este “salsero” comienza a derramarlo.

El punto de vista sobresale del espectro visual, a partir de este mismo, alcanzando los límites conceptuales, y tentando al espectador a entender la expansión producida en los objetos como una extensión en su traducción, una apertura hacia la lectura de ese espacio en cuestión que deja Cabieses-Valdés a libre interpretación. El placer y el disgusto, sensaciones que en el imaginario rutinario, doméstico y en complemento a lo kitsch, son posicionadas como sensaciones ocultas, y que en esta desproporción sugerida por el artista es donde posiblemente también se desatan.

a-600x399

Vista de la exposición Grotesco, de Jorge Cabieses-Valdés, en Galería XS, Santiago, 2014. Cortesía: Galería XS

Jorge Cabieses-Valdés

Grotesco, Galería XS, Alonso de Monroy, 2677,  Vitacura, Santiago de Chile

Julio-Agosto 2014

Anamorfosis, Sala de Arte CCU, Av.Vitacura 2670, piso -1, Las Condes, Santiago de Chile

Del 3 de julio al 5 de septiembre de 2014

The following two tabs change content below.