Tras una década en producción, uno de los emblemáticos “penetrables” del artista venezolano Jesús Rafael Soto se expone finalmente en el Museum of Fine Arts Houston. La instalación participativa, la más ambiciosa en toda la carrera del artista, está compuesta por 24.000 tubos de PVC pintados y amarrados individualmente, suspendidos desde el techo a una altura de 8,5 metros y abarcando una extensión de 241 metros cuadrados.

Como otros icónicos “penetrables” de Soto, Houston Penetrable es transitable (de ahí, “penetrable”), experiencia que completa la obra de uno de los grandes maestros del arte cinético. Los hilos, mientras están en reposo, componen un óvalo amarillo con un fondo transparente.

Este ambiente envolvente -a la vez óptico, táctil y cinético- fue diseñado por Soto junto con el museo en el 2004, y ha tomado casi una década para producirse. Junto con el museo y Atelier Soto, en París, el arquitecto Paolo Carrozzino y el productor Walter Pellevoisin supervisaron a un equipo de artesanos y herreros en Vielle-Tursan (Francia) y Houston para dar vida a este trabajo monumental.

Houston Penetrable es el único en la serie de “penetrables” que el artista diseñó como permanente, y uno de los pocos que creó como pieza para interiores.

Jesús Rafael Soto, Houston Penetrable, 2004-2014, estructura de aluminio lacada, tubos de PVC, tinta serigráfica con base de agua. The Museum of Fine Arts, Houston. Adquirida por el museo con fondos del Caroline Wiess Law Accessions Endowment Fund © Estate of Jesús Rafael Soto. Foto © Thomas R. DuBrock / The Museum of Fine Arts, Houston

 

Jesús Rafael Soto, Houston Penetrable, 2004-2014, estructura de aluminio lacada, tubos de PVC, tinta serigráfica con base de agua. The Museum of Fine Arts, Houston. Adquirida por el museo con fondos del Caroline Wiess Law Accessions Endowment Fund © Estate of Jesús Rafael Soto. Foto © Thomas R. DuBrock / The Museum of Fine Arts, Houston

Soto (1923-2005) fue una figura importante en el arte latinoamericano y un factor clave para el movimiento del arte cinético que emergió en París en los años 50. Su serie Penetrables ha sido mostrada alrededor del mundo en los últimos 50 años, desde el Museo Soto en Ciudad Bolívar, Venezuela (1973) hasta la rotonda del Museo Guggenheim (1974), el MALBA-Fundación Costantini en Buenos Aires (2003) y, más recientemente, el Los Angeles County Museum of Art (LACMA) (2011).

Houston Penetrable trae el área de recreo al interior del museo con una experiencia sensorial de luz y color, pero realmente necesita del visitante para cobrar vida. Es la culminación de los intentos de Soto por sacar a la pintura del cuadro y hacia el espacio del espectador”, dice Mari Carmen Ramírez, curadora de Arte Latinoamericano del museo y directora del International Center for the Arts of the Americas (ICAA).

La serie Penetrables (1967–2005) personifica la síntesis de la investigación del artista sobre la luz, el movimiento y el espacio. Inicialmente habló de ellos como “trabajos envolventes” -un tipo de arte que daría a las personas el sentido de forma y densidad del espacio. Para Soto, el espacio fue un campo perceptivo que tenía que ser experimentado, no sólo con los ojos sino con el cuerpo entero y los sentidos. El crítico francés Jean Clay fue el primero en llamarlo Penetrables, un término que Soto adoptó después.

“Penetrable no es ni siquiera un trabajo. Es más una idea de espacio que se puede materializar en cualquier situación y a cualquier escala… si fuera posible, podrías hacer que cubriera el planeta entero”, comentó Soto en una ocasión al historiador de arte Ariel Jiménez.

Jesús Rafael Soto, Houston Penetrable, 2004-2014, estructura de aluminio lacada, tubos de PVC, tinta serigráfica con base de agua. The Museum of Fine Arts, Houston. Adquirida por el museo con fondos del Caroline Wiess Law Accessions Endowment Fund © Estate of Jesús Rafael Soto. Foto © Carrithers Studio / The Museum of Fine Arts, Houston

 

Jesús Rafael Soto, Houston Penetrable, 2004-2014, estructura de aluminio lacada, tubos de PVC, tinta serigráfica con base de agua. The Museum of Fine Arts, Houston. Adquirida por el museo con fondos del Caroline Wiess Law Accessions Endowment Fund © Estate of Jesús Rafael Soto. Foto © Carrithers Studio / The Museum of Fine Arts, Houston

 

Soto creó entre 25 y 30 diferentes Penetrables en el transcurso de su carrera, la mayoría diseñados para exteriores, aunque unos pocos fueron instalados en el interior de galerías. Ninguno de estos Penetrables en interiores sobrevivió, ya que fueron concebidos desde el principio como piezas efímeras.

Houston Penetrable fue creado exclusivamente para la Sala Cullinan del Museo, diseñada por Ludwig Mies van der Rohe en 1958- es uno de los pocos Penetrables diseñados por Soto específicamente para interiores, y el único destinado a una exhibición permanente o semi-permanente en interiores. Houston Penetrable, sin precedentes en cuanto a tamaño y la complejidad de su diseño, fue el trabajo más ambicioso de Soto.

Mientras que todos los demás de su serie son monocromáticos, típicamente azul o amarillo, Houston Penetrable presenta tubos claros con una gran elipse amarilla en su centro. Su diseño y gran escala habían dificultado su realización. Durante más de cinco años, el museo trabajó de cerca con el taller de Soto en París para construir lo que fue el proyecto final del artista.

Otro trabajo de esta serie, Penetrable Amarillo (Yellow Penetrable)(1973-1995), perteneciente a la Colección Cisneros, se exhibió al exterior del MFA Houston entre el 2004 y el 2006, como parte de la exhibición Inverted Utopias: Avant-Garde Art in Latin America.

Jesús Rafael Soto, Houston Penetrable, 2004-2014, estructura de aluminio lacada, tubos de PVC, tinta serigráfica con base de agua. The Museum of Fine Arts, Houston. Adquirida por el museo con fondos del Caroline Wiess Law Accessions Endowment Fund © Estate of Jesús Rafael Soto. Foto © Carrithers Studio / The Museum of Fine Arts, Houston