«Me paro frente al lienzo desnudo, por así decirlo. No tengo ningún propósito fijo, plan, modelo o fotografía. Dejo que las cosas sucedan. Pero sí tengo un punto de partida, que ha venido de mi comprensión de que la única realidad verdadera son mis sentimientos, expresados dentro de los límites de mi cuerpo. Son sensaciones fisiológicas: una sensación de presión cuando me siento o me acuesto, sentimientos de tensión y sentido de la extensión espacial. Estas cosas son muy difíciles de representar»

Maria Lassnig

 

La obra de Maria Lassnig se basa en la observación de la presencia física del cuerpo y lo que ella ha denominado «pintura de conciencia corporal» (körperbewusstseinsmalerei). La artista austríaca, fallecida el pasado 6 de mayo a los 94 años de edad, dedicó gran parte de su obra al registro de sus estados fisiológicos a través de un estilo directo e inquebrantable, bajo la creencia de que «la verdad reside en las emociones producidas dentro de la armazón física».

Utilizando colores en contraste -verdes, rosas, azules- y enérgicas formas corporales que brindaron a sus pinturas un poderoso (incluso drástico) impacto, Lassnig volcó su mirada hacia sí misma -una artista mujer en un mundo predominantemente masculino- para hacer de este gesto el motor y tema principal de su obra. Sus retratos y autorretratos los trató a menudo con una ironía juguetona, incluso en sus representaciones de procesos de fuerte carga emocional, como el envejecimiento corporal y la confusión psicológica.

Parte de su trabajo puede verse hasta el 7 de septiembre en el MoMA PS1 de Nueva York, en una muestra que ofrece el recorrido más completo de su obra en Estados Unidos, al reunir más de setenta trabajos emblemáticos que abarcan casi siete décadas de carrera, la mayoría de los cuales se exhiben por primera vez en ese país. Organizada por Peter Eleey, esta exposición, titulada simplemente Maria Lassnig -como para reforzar el nombre de una figura clave de la pintura contemporánea, sin embargo poco conocida en EEUU- incluye 55 pinturas, 14 obras en papel y cuatro obras fílmicas.

 

Maria Lassnig, Transparentes Selbstporträt, 1987, óleo sobre tela. Cortesía de la artista

Maria Lassnig, Transparentes Selbstporträt, 1987, óleo sobre tela. Cortesía de la artista

 

«Comienzo con una experiencia corporal. Entonces, llegan las preguntas existenciales: el hospital. La naturaleza maltratada por las personas. La guerra. Pinto la suma de mis estados»

Maria Lassnig

La exposición presenta obras de todos los períodos creativos de su carrera, incluyendo su participación temprana en la abstracción gráfica y el Informalismo en París, así como su radical desplazamiento hacia la representación figurativa, que se produjo durante su larga estancia en Nueva York, entre 1968 y 1980. Ese mismo año regresó a su Austria natal para convertirse en la primera profesora de pintura mujer de los países de habla alemana, así como en la Presidenta de la Academia de Artes Aplicadas de Viena.

A lo largo de una notable carrera que abarcó más de 70 años, Lassnig creó una obra que de manera vulnerable expone la manera en que entra en contacto con el mundo, a menudo poniendo especial énfasis en las disyunciones entre su auto-imagen y la forma en que fue vista por otros: como mujer, como pintora, como pensadora, como quien vivió los dramáticos avances tecnológicos y culturales que marcaron el siglo por el que transcurrió su vida. Exponiendo con valentía sus traumas personales, fantasías y pesadillas, el arte de Lassnig es aleccionador en un momento de interacción social cada vez más espectacularizada. Su «conciencia corporal» es ahora más lapidaria que nunca, para el mundo, y para ella, ahora que su cuerpo se ha ido.

 

Maria Lassnig, Selbstporträt expressiv, 1945, óleo, carboncillo sobre cartón de fibra. Cortesía de la artista

Maria Lassnig, Selbstporträt expressiv, 1945, óleo, carboncillo sobre cartón de fibra. Cortesía de la artista

Maria Lassnig, Selbstportrait unter Plastik, 1972, óleo sobre tela, 55 x 56 cm. Colección de Bruin-Heijn

Maria Lassnig, Selbstportrait unter Plastik, 1972, óleo sobre tela, 55 x 56 cm. Colección de Bruin-Heijn

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus

Vista de la muestra Maria Lassnig, en MoMA PS1, 2014 © 2014 MoMA PS1. Foto: Matthew Septimus