Luego de inaugurar la Serpentine Sackler Gallery con Today we reboot the planetAdrián Villar Rojas presenta Los teatros de Saturno en la galería mexicana kurimanzutto, un proyecto que da continuidad a sus exploraciones sobre la transitoriedad del arte.

Entrar a esta exposición es como llegar a otro planeta. Al abrirse la puerta de kurimanzutto todo se convierte en un territorio por descubrir. El suelo está formado por una gruesa capa de tierra con arcilla que se desplaza uniformemente por todos los rincones de la galería. Desperdigados, algunos frutos intervenidos y demás objetos dibujan un laberinto. ¿En dónde se está?

La concepción más básica de teatro, «un lugar para contemplar», se activa de inmediato. En la antesala existe un primer momento de esta exposición: es posible observar docenas de sandías y algunas calabazas dispuestas sobre el piso. Hay unas que sostienen con firmeza papas o tunas incrustadas; hay otras con ruinas de vida.

 

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

 

En la sala principal el visitante se encuentra con un laberinto que no necesita ser resuelto, porque es posible atravesarlo de un lado a otro brincando por encima de los objetos que lo conforman. Así, el espectador se convierte en un panóptico gigante que lo puede ver todo.

Esos objetos, sin embargo, llaman a seguir una ruta de observación detenida que exige hacerse pequeño a cada rato para mirar de cerca. Se trata de una colección de esculturas que parecen brotar de la tierra para entremezclarse con lo «artificial».

El espectro de objetos y materiales escultóricos no es tan abierto: calzado deportivo, fósiles, pequeñas estructuras metálicas, formas geométricas de yeso pigmentadas y un conjunto delimitado de materia orgánica. Todo revuelto, a veces aislado.

Después de transitar la intervención entera, de ensuciarse con su tierra, de haber observado con atención cada pieza, es posible reiniciar la exploración. Es una muestra que se abre como nueva a cada parpadeo. Siempre se está llegando por primera vez. Bienvenidos a Saturno.

 

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Foto: Alejandro Gómez Escorcia

 

La transitoriedad del arte

Por su carácter semiorgánico y desechable, la mayoría de los objetos presentados podrían identificarse como «arte efímero». Sin embargo, estas piezas no terminan de desaparecer en el proceso de trabajo de Adrián Villar Rojas y su «estudio nómada».

En su proyecto anterior, Today we reboot the planet, utilizó la arcilla como principal material de construcción para crear sus agrietadas esculturas monumentales y realizó pequeñas obras con elementos similares a los que exhibe actualmente en kurimanzutto. En Los teatros de Saturno incluso se pueden apreciar algunas estructuras metálicas y collages vivos que están en el fanzine de Today…, ubicado en la parte superior de la galería.

Pese a que hay dispositivos repetidos, éstos no se presentan de la misma manera ni con el mismo sentido. Mientras que en Today… todo armonizaba una atmósfera post-apocalíptica positivista, en la presente exhibición los objetos parecen advertir el carácter transitorio de la vida y el arte.

Si bien parece que la intervención de Villar Rojas es un ejercicio cargadamente espacial, no está de más ver este trabajo como un guiño concreto a la temporalidad del arte: cada vez que se visita la exposición, ésta es otra: hay frutas podridas, objetos movidos, caminos del laberinto borrados, veredas nuevas.

En el «arte efímero» es posible ver cómo se extinguen las cosas, y ahí está el «arte», pero en el caso de esta instalación paisajística sucede algo paradójico: mientras se nota el deterioro de las partes, también salta a la vista cómo surgen nuevas posibilidades, otras formas; faunas emergentes.

Al disponer en el escenario galerístico un universo de cosas que no quedarán estáticas, Villar Rojas se pregunta sobre el tiempo de vida del arte mismo, tanto en su materialidad como en su capacidad para producir sentido. En Today we reboot the planet se cuestionó qué pasará cuando el arte no signifique nada para nadie, al poner los pies del David de Miguel Ángel reducidos a un objeto más.

El proceso de producción de este artista atiende más a la transitoriedad del estado de las cosas que a su final, tal y como sucede con el citado Saturno, quien primero fue un poderoso titán devorador de hijos y luego un ser mortal al que sólo le quedaba imponer leyes a los hombres. ¿Será el arte sólo un momento de pausa para observar qué fue y qué será?

 

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

Vista de la exposición Los Teatros de Saturno, de Adrián Villar Rojas, en kurimanzutto, Ciudad de México, 2014. Cortesía: kurimanzutto

 

El papel de la galería

Sin duda, resulta refrescante que una galería se abra a proyectos donde los objetos son parte de un proceso de creación más grande y no quedan relegados a ser simples fetiches comerciales. Por un momento, es posible entender esos espacios más como lugares para la experimentación y la significación poética, que como supermercados del arte.

Los teatros de Saturno es un ejercicio radical de paisajismo, un posicionamiento escultórico, un apunte crítico sobre el objeto artístico. Quisiéramos que fuera un diorama de otro planeta, pero no, tal vez es uno de los tantos escenarios post-apocalípticos que sugiere Villar Rojas. Se trata, quizá, de una exposición fuera de este mundo.

 

The following two tabs change content below.

Alejandro Gomez Escorcia