Como en una novela negra o un western metafísico, la ficción se cuela en los escenarios y personajes que construyen las narrativas -lineales o no- de los grabados de Iván Melnick. Las figuras y situaciones anómalas, fantásticas, que ocupan sus amplios planos de oscuridad son iluminados por pequeños destellos de luz, como si quisiera forzarnos a descubrir lo que no se ve (pero se intuye). Son imágenes que saltan del ámbito de lo cinematográfico o lo literario (¿novelas detectivescas?), que emergen de un proceso espontáneo de tirar líneas, jugar con planos y perspectivas. La narración, dice Melnick, va saliendo como escritura automática, como «una cosa no muy digerida».

The-Thinker.-aguafuerte.-25x35.-2012.-450x600

Iván Melnick, The Thinker, 2012, aguafuerte, 25 x 35 cm

3769969604_77b2fa0e98_b-322x600

Iván Melnick

older-aguafuerte-puna-seca-2011-450x600

Iván Melnick, Older, 2011, aguafuerte, punta seca

Personaje-oculto-aguafuerte-2009-600x489

Iván Melnick, Personaje oculto, 2009, aguafuerte

mandala3-600x385

Iván Melnick

El-escritor-oculto-oleo-sobre-tela-2012-600x492

Iván Melnick, El escritor oculto, 2012, óleo sobre tela