Villa Gesell es una ciudad de la costa argentina frecuentada en el verano por numerosas familias pero, por alguna razón sin explicación aparente, principalmente por jóvenes. Epicentro de surfers, fiestas, riñas, romances y atardeceres en la playa, Gesell es una ciudad sitiada por hordas de adolescentes que ofrece a sus visitantes calles atestadas de negocios, máquinas de juegos y adornos elaborados con especies marinas.

Con este escenario de fondo visité a Toto Dirty, un artista nacido en 1990 que aprovecha las vacaciones para trabajar en uno de los incontables locales comerciales de la ciudad para juntar unos pesos.

Toto Dirty, una de las pocas personas que conocí en la vida a quien le puede quedar bien un corte de pelo con un Mickey Mouse en la cabeza, ganó recientemente la última edición de Proyecto A, un premio para artistas sub 26 que desde hace un poco más de diez años se ha dedicado a promover jóvenes promesas del arte local. Algunos días antes de la premiación, un “fletero homofóbico” había hecho añicos el vidrio del marco de la obra mientras la transportaba a la galería. Por razones temporales y presupuestales decidió presentarla sin el marco y sin el vidrio y el final, afortunadamente, fue feliz.

mickey-398x600

Toto Dirty. Imágenes de Ian Ghersi Pombo

 

 

Toto creció en Gesell y, sin hacer un derroche desmedido de astucia, sabía que tenía dos alternativas: irse o quedarse en la ciudad, y optó por la primera; aunque reconoce que sacó lo bueno de ahí, aprendió la gran elocuencia de su padre, la paciencia de esperar el fruto de su dispendioso trabajo en los locales y la experiencia adolescente que adquirió en un lugar que para él es una especie de California trucha mezclada con alguna película de Van Saint o Harmony Korine.

Al igual que otros chicos de la suya y de diferentes generaciones, Toto encontró en el Punk un refugio adolescente ante la incomprensión que sentía en su contexto. El Dirty salió de un diccionario de terminología Punk que en el 2005 le resultaba bastante atractivo. En poco tiempo experimentó lo suficiente pare tener conciencia sobre lo que no quería volver a hacer y decidió encausar su energía en la producción artística. Una vez agotadas todas las posibilidades de mostrar en Gesell y su escaso público para el arte, se instaló en Buenos Aires y actualmente está cursando en el IUNA (Instituto Universitario Nacional del Arte). Participó en un par de ediciones de arteBA, la primera con Munguau, y mostró por primera vez en el 2010 en Rayo Lazer, el ahora emblemático y desaparecido espacio de Colegiales que correspondía un poco a su universo adolescente, y por lo cual, muy consecuente con aquellos días, tenía sentido que mostrara ahí. La muestra curada por Marina Reyes Franco, en la que participaron también Harlem de Felina Super Heroína y Killiam se llamó Colonia Pibes y se refería un poco a la idea de una casa sin padres.

montaje-600x400

Toto Dirty, El Piso es Lava, vista de instalación.

16-600x400

Toto Dirty, El Piso es Lava, vista de instalación.

13-600x400

Toto Dirty, El Piso es Lava, vista de instalación.

En el 2012, en el encuentro de pandillas organizado por Felina Super Heroína en la Plata armó junto con su pareja Martín Farnholc Halley armas medievales para la ocasión y una sorprendente casita hecha con diversos materiales que sobresalía por su ingenio. Una instalación que se diferenciaba notoriamente de las otras propuestas en la que exhibió su flamante Mickey Mouse en la cabeza. El año pasado hizo un taller de escultura con Dolores Furtado e hizo parte del grupo de artistas de Isla Flotante en arteBA y de Big Sur en la Feria Junta. Después vino El Piso es Lava que, en mi opinión, fue una de las mejores muestras hechas en espacios independientes del año pasado.

011-600x340

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación.

 

041-600x336

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación. 

11-600x332

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación.

 

 

 

19-600x337

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación.

 

17-600x400

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación.

 

061-600x336

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación.

20-600x336

Toto Dirty, El Piso es Lava, detalle de instalación

 

 

Cabezas de León

Martín Farnholc Halley y Toto Dirty hacen todo juntos y su relación es parte fundamental del equilibrio personal y del desarrollo de la obra. Un día decidieron convertir el departamento de Martín en taller y el de Toto en la casa de los dos. La obra ganadora en Proyecto A tiene como título Cabeza de León, sobrenombre con el que Toto se refiere cariñosamente a su pareja.

Toto encontró la estabilidad necesaria e ideal en su relación y entre los dos dedican mucho tiempo a la producción. Hacen obras en conjunto y generalmente los dos contribuyen a la construcción de la obra individual de cada uno. El Piso es Lava no fue una excepción.

armas2-600x399

Martín Farnholc Halley y Toto Dirty

 

El Piso es Lava

La muestra tuvo lugar en Isla Flotante, una galería/casa de amigos sobre la que escribiré un texto aparte en otra ocasión. El desafío consistía en hacer una muestra que no fuese removida a la noche cuando Isla generalmente se transforma en fiesta; el juego de hacer un camino para que se recorra el espacio sin tocar el suelo, hacer equilibrio y encontrarse cada tanto con esculturas y objetos que podían ser tocados y re transformados, experimentos similares a una feria de la ciencia susceptibles de ser probados por el espectador. Lentejuelas, pedazos de yeso, polvo, caminos armados con cajones de verduras y frutas, tablas, ladrillos, puentes hechos con tablones que formaban un recorrido circular y algunas ramificaciones… en diferentes sectores del recorrido estaban las esculturas, la palangana con agua y glitters, un radar circular verde con celofán, red y plastilina, una piñata rellena de harina, una base de cemento, entre otras cosas. Cosas que quería probar y que empezó a investigar en el taller de Dolores Furtado.

Por Ian Ghersi Pombo y Alvaro Cifuentes

La instalación es similar a sus cuadros, la versión tridimensional de los dibujos, pequeñas escenas que hacen parte de la unidad y que remiten a la fantasía. Objetos escondidos esperando ser encontrados, esculturas que a través de espejos reflejan formas inesperadas y un rociador con el que se intenta aplacar la lava. La muestra quería marcar una forma de ver la obra con libertad a través del juego y un poco en respuesta al lugar, trascender la muestra misma usando todo el espacio, pensar qué hacer para que no se toque el piso (el piso no se puede tocar pero la obra si y se puede transformar como en la idea de taller, de obras en proceso). La escenografía la complementaban reflectores apagados y encendidos y los gatitos de Isla Flotante, inmunes a la lava que casualmente se sumaron e interactuaron permanentemente en la instalación. Debo confesar que esperaba una escenografía de colores fluorescentes y peluches y me encontré con una obra de gran factura, dinámica y muy divertida; creo que fue una idea compartida para quienes nos quedamos un tiempo importante recorriendo la muestra.

Ante las críticas, que al igual que los halagos, no se hicieron esperar, Toto se molestó un poco pero por ahora no tiene de qué preocuparse: pertenece a una generación unida y amiga, es un artista bastante joven que encontró un gran amor, que todos los días está aprendiendo cosas nuevas junto a él, que tiene una gran actitud y la capacidad de emocionar -una cualidad que no es fácil de encontrar-; además, como valor agregado, tiene todo el tiempo del mundo para equivocarse y seguir construyendo su historia que recién esta comenzando.

pandillas2-600x399

pandillas3-600x450

pandillas4-600x399

 

The following two tabs change content below.

Alvaro Cifuentes

Latest posts by Alvaro Cifuentes (see all)