“Pasolini es el modelo de intelectual que quiero seguir. Aquel que no está encerrado en su torre, sino que participa activamente de lo que sucede a su alrededor. Fue un artista incómodo, crítico, que no tenía miedo de decir lo que pensaba, siempre con una vehemencia y profundidad brillantes”. Con estas palabras, Alfredo Jaar, artista, arquitecto y cineasta chileno que reside en Nueva York, ha explicado por qué decidió dedicar su segunda película, Las cenizas de Pasolini, a uno de los más destacados artistas italianos.

Screen-shot-2012-10-14-at-11.31.30-PM-600x450

Alfredo Jaar, Las cenizas de Pasolini. Cortesía: GAM

El cortometraje es un tributo a este “intelectual completo”-como lo define Jaar, aludiendo a su prolífico trabajo en teatro, poesía, narrativa, ensayo y cine-, asesinado en noviembre de 1975 en circunstancias que todavía no se han aclarado. De ahí que el documental combina entrevistas a figuras literarias que hablan sobre la importancia y repercusión de su obra, extractos de sus principales filmes, e imágenes de su asesinato.

“Lo que empezó como un simple homenaje se transformó en un filme de 38 minutos. Fue una carrera contra el tiempo, sobre todo porque tenía una cantidad enorme de material sobre Pasolini acumulado por 30 años”, ha sostenido Jaar sobre su película.

Screen-shot-2012-10-14-at-11.32.58-PM-600x357

Alfredo Jaar, Las cenizas de Pasolini. Cortesía: GAM

Realizada en 2009, debe su título al poema que Pasolini dedicó a otro pensador italiano, Las cenizas de Gramsci, publicado en 1957 y donde el artista daba cuenta de lo desilusionado que estaba de la sociedad.

Screen-shot-2012-10-14-at-11.34.09-PM-600x390

Alfredo Jaar, Las cenizas de Pasolini. Cortesía: GAM

Del pabellón del miedo a GAM

El documental, que tendrá dos funciones gratis en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), ha sido exhibido en Florencia, Milán, París, Berlín, Nueva York y Belfast. A esto suma una alabada participación en la 53ª Bienal de Venecia, El Pabellón de la Urgencia, curadoría del artista peruano Jota Castro, en torno a los miedos de la contemporaneidad, un miedo que Jaar vincula a lo inconveniente que resultaba el pensamiento de Pasolini para las autoridades del tiempo que le tocó vivir, ya que defendió la dignidad de las clases populares, criticó a la Iglesia Católica por no conocer a sus fieles, advirtió sobre los peligros de homogeneizar la sociedad, y lo que puede pasar cuando la intolerancia asume el poder.

“Todavía no se aclara quién lo mató. Pero para mí siempre ha estado claro el por qué: fue a causa del miedo. Miedo a su voz, miedo a su estilo de vida, miedo a sus ideas, miedo a sus opiniones, miedo a su intelecto”.

Screen-shot-2012-10-14-at-11.33.48-PM-600x360

Alfredo Jaar, Las cenizas de Pasolini. Cortesía: GAM

 

Alfredo Jaar: Las cenizas de Pasolini

Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM), Santiago de Chile

Sala A2

17 y 27 de octubre, 19.30 horas

Gratis