Ediciones Daga es una plataforma cultural donde entran diseño, arte, moda, fotografía, música, audiovisual, comunicaciones, internet, multimedia, periodismo, cine y cultura. Su director, Alejandro Matamala; su editor, Jorge Losse; su productor Rodrigo Soffia, y su director de arte y diseño, Sebastian Rodríguez, se unieron por el simple deseo de publicar, al principio con pocos recursos y mucho apoyo de los artistas. Ahora con la obtención de fondos públicos, revista Daga se embarca en una segunda etapa con un perfil más definido, que apunta más al “lifestyle”  o “como queremos vivir”. Este nuevo plan de desarrollo arrancó con una exhibición en la Sala Cero de Galería Animal

1

 

Titulada Cómo queremos vivir, la exposición transporta al espacio de una galería los contenidos y propuestas de la revista. La selección incluye a sus editores y a artistas involucrados con la publicación: Bernardita Arís, Ignacio Echeverría, Ian Campbell, Gianna Salamanca, Jorge Losse, Alejandro Matamala, Sebastián Rodríguez, Paloma Palomino, Oscar Squella y Tomás Ives. Se exhibieron obras seriales y reproducibles, como serigrafías, objetos y fotografías, además de originales, como los enigmáticos collages de Arís, dibujo, pintura y gráfica.

Este tipo de colaboraciones entre galerías y editoriales se da cada vez con más frecuencia y buenos resultados en otros países: Rojo, una revista estrictamente visual de Barcelona (España), saltó a hacer exposiciones y eventos multidisciplinarios de muy alto calibre, el más reciente, Nova Cultura Contemporánea.

Cómo queremos vivir muestra a la obra de arte como una actividad constante, en donde el cuerpo de obra se genera día a día, sin importar su posible exhibición o notoriedad. La propuesta de Ediciones Daga cuenta con la participación de personas que no necesariamente se dedican a la actividad artística de una manera profesional o que estén vinculados estrechamente al circuito nacional. Más bien, son individuos que realizan sus labores creativas sin otra predisposición que el sencillo hábito de realizarla, dejando de lado la expectativa que puede generarse en el entorno de la producción artística.

2

“Fue el motivo del por qué dedicarse a algo que posiblemente no produzca ningún ingreso y por lo contrario exige energía y recursos, lo que nos interesó como argumento al momento de buscar y seleccionar a las personas que se involucrarían en el proyecto. La afirmación en el título Como queremos vivir busca dar una perspectiva del panorama que planteamos. Panorama en donde aparecen personajes sumergidos en distintos niveles, reunidos en una colectiva donde cada uno aporta con sus propias aspiraciones, necesidades particulares y obra. Pretendemos con esto cuestionar la línea entre el arte y el artista, la galería o la calle, arte comercial o arte comercializable, atractivo económico o puro impulso creativo”, cuenta Jorge Losse.

¿Cómo surge la editorial?

Daga surge de la necesidad de publicar. Se nos ocurrió trabajar en un fazine, juntamos la plata y sacamos el primero. Hasta el número cuatro la revista se financió con el aporte de los mismos artistas. Cada uno de los cinco artistas presentados en Daga cada dos meses debía pagar por aparecer en la revista. Daga se limitaba a diseñar y distribuir. Ahora con la obtención de un Fondart (fondo público de apoyo a la cultura y las artes) cambiará eso: los artistas ya no tendrán que pagar. En los primeros cuatro números la línea editorial de la revista no estaba tan marcada. Y eso es lo que vamos a hacer ahora. En esta segunda etapa, marcaremos un perfil.

¿Cuál es ese perfil?

Daga es un proyecto editorial y una plataforma de difusión. No es estrictamente una revista de arte ni de diseño. Es una revista de “lifestyle” (estilo de vida). Nos acercamos más a una revista como Vice, que es más de cultura, no solo de arte. Nos interesa que el trabajo sea fino, que el diseño sea excelente. Nos interesa que el objeto acabado sea rico. En el próximo número por ejemplo, tendremos desde un grafitero a un pintor y una fotógrafa de modas.

3

¿Tendrán el mismo formato, una revista puramente visual?

El formato va a cambiar. Nosotros partimos muy restringidos, pero con un proyecto bastante estructurado en cuanto a su avanzar. Porque qué es lo que pasa, que hay muchas revistas que parten muy ambiciosamente, y mueren. Nosotros preferimos partir de abajo por un año, y ahora en este nuevo año ya nos sacamos los pañales. Vamos hacia otra etapa. Seguirá siendo una revista puramente visual. Es un objeto.

¿La nueva línea implicará integrar más otras disciplinas?

Daga es “imaginario visual chileno contemporáneo”. El proyecto surgió de manera bastante austera y sencilla, sin grandes pretensiones. De a poco fuimos armándolo, y el mismo proyecto nos empezó a exigir. No es difícil publicar en Chile. Lo difícil es persistir, y por eso nosotros nos preocupamos mucho de la distribución.

La revista es gratuita y eso ayuda…

Cuando viví en España, una de las cosas que más me llamaba la atención era ver estos kilos y kilos de revistas gratuitas. Entonces pensamos en cómo se pretende en Chile generar coleccionismo si no hay información, si no hay dónde ver.

52

La línea de Daga va más por el lado de promover a artistas poco conocidos, artistas que no son parte del “mainstream”…

Es una cuestión de simpatía hacia cómo hacen las cosas. Aquí estamos muy atrasados con eso del Beautiful Loosers (exposición, libro y película), con Fecal Face (blog), con el grafiti. Eso se bombardeó mucho y se dejó poco espacio para artistas como Clemente del Río, o Benjamín Ossa, que hacen arte un poco más fino, más conceptual que manual. No nos gustan las cosas porque si. Hacemos un seguimiento a los artistas, y de eso se trata esta exposición, del resultado de un seguimiento.

¿Cómo se dio la exposición en la Sala Cero?

Pamela (Ipinza, coordinadora de Sala Cero) nos invitó. La selección de los artistas es nuestra, más Gianna Salamanca que fue la invitada de la Sala Cero. La exposición cuenta la relación entre un grupo de artistas y una editorial, más la relación de éstos con una galería comercial.

4

www.edicionesdaga.com

The following two tabs change content below.

Alejandra Villasmil

Nace en Maracaibo (Venezuela) en 1972. Es Directora y Fundadora de Artishock. Licenciada en Comunicación Social, mención audiovisual, por la Universidad Católica Andrés Bello (Caracas, Venezuela, 1994), con formación libre en arte contemporáneo (teoría y práctica) en escuelas de Nueva York (1997-2007). En Nueva York trabajó como corresponsal sénior para la revista Arte al Día International (2004-2007) y como corresponsal de Cultura de la agencia española de noticias EFE (2002-2007). En Chile fue encargada de prensa y difusión para el Museo de Artes Visuales (MAVI), Galería Gabriela Mistral, Galería Moro y la Bienal de Video y Artes Mediales.