La obra de la artista Francisca Aninat habitualmente opera desde la utilización de retazos de diferentes materiales que va transformando y combinando para ir creando nuevos objetos e instalaciones. Su trabajo explora la fragilidad de los materiales que usa, evidenciando los procesos de facturación y la manualidad puesta en obra. Su producción artística ha transitado por distintos materiales, como trozos de tela, hojalata, desechos, buscando soluciones creativas entre diferentes formatos, como la pintura, la instalación y el video.

Foto3FAS1

 

Aninat trabaja dibujando en secuencias, ya sea apilando fragmentos de materiales en sus instalaciones o generando movimientos repetitivos en sus videos. Las acumulaciones de fragmentos en sus instalaciones perfilan diferentes líneas producidas por las distintas materialidades, dando la sensación de cortes geológicos de tierras de lugares desconocidos, donde las capas, líneas y espesores se encuentran.

La muestra Horas Blancas, Tierra negra presentada en Kiosko, juega con la interacción de dos proyecciones en muros opuestos de la galería. Entre ambas proyecciones se encuentra una acumulación de cuerpos escultóricos hechos con malla y rellenos con tierra y diarios, los cuales invitan al espectador a utilizarlos como “asientos”. Esto no solo permite un mayor tiempo de observación de los videos, sino además la oportunidad de sentarse en la obra misma y sumergirse en esta disposición espacial. Estos objetos-asientos establecen una reflexión en torno al simbolismo de la recolección, así como también sobre la disposición urbana concéntrica de la ciudad de Santa Cruz. Se trata de un punto esencial para Aninat al momento de plantearse la obra, ya que dichos volúmenes se encuentran rellenos con tierra de Bolivia y pedazos de diario local, ambos recolectadas especialmente para esta exhibición.

Los videos que presenta Aninat son ensayos poéticos de acciones performáticas repetitivas. Estas acciones ocurren entre ella y la naturaleza, ya sea interviniéndola mediante el uso de materiales usados en el arte, resquicios de obras o simplemente al utilizar nociones de arte, como el dibujo y la escultura.

La noción presente en sus instalaciones acumulativas iniciales se mantiene dentro de estos videos. Ya no se trata de rasgar y coser para crear un objeto, tal como en Serie Sudamérica, o bien de rasgar y pegar diferentes materiales como en Tránsito Material, pero sí e igual que anteriormente, de repetir la misma acción, en este caso de manera concéntrica, hasta resignificar el asunto en cuestión por medio de la imagen en movimiento. De cierto modo estos videos han sido una experiencia liberadora para la artista, abriendo una puerta para la reflexión sobre sus propios procesos creativos, desde un ángulo antes no explorado.

foto2FAS

 

 La artista evidencia, por medio de estas acciones, nuevos espacios. Tal es el caso del video n.1 serie entre árboles, donde la artista va uniendo dos árboles, por medio de una madeja de hilo, hasta esculpir el espacio vacío que se encuentra entre ellos. Por otro lado, en n.2 serie entre árboles, la artista performa la acción repetitiva de envolver y amarrar el tronco de un árbol con restos de pinturas que han sido rasgados en tiras. Lentamente y con un ritmo que enfatiza la repetición y acumulación de un mismo acto, la artista envuelve el tronco por completo y lo convierte en el soporte de la pintura.

El acto de pintar en Piedra Negra enfrenta al espectador con la mutación que sufre la piedra, evidenciando cómo la simple acción de rayar que realiza Aninat logra cambiar por completo la piedra blanca y la transforma en una distinta, pintada entera de color grafito. En el último de sus videos, n.1 serie nido, la artista recolecta en un sitio eriazo pequeños trozos de madera, piedras, ramas y desechos, para luego ir creando dibujos que improvisadamente van dando forma a otros, convirtiendo este acto de esbozar con elementos encontrados en un ejercicio de constante y continuo cambio.

El hecho de que la mayoría de los objetos que la artista utiliza provienen de la naturaleza o del arte no es una coincidencia, ya que por medio de ellos la artista busca potenciar la relación entre su creación, sus acciones y el material de trabajo que utiliza. Así, los materiales cotidianos, desechados y/o encontrados, encuentran nuevas posibilidades de significación en su obra. Aninat consigue elaborar un ejercicio de reflexión entre el material, la manualidad y la obra de arte.

>>

Francisca Aninat, Invadiendo Espacio y Tiempo

Por María Schneider

Al entrar a la sala, totalmente oscura, el sonido predomina rebotando con los muros. Un sonido silvestre, lleno de detalles naturales, en el que incluso se llega a percibir el ruido de animales.

Tras respirar se siente la tierra húmeda, un olor familiar para quienes viven en la ciudad de Santa Cruz, directamente no se alcanza a ver de dónde proviene, pero está presente, una sensación que nos acompañará durante la interacción con Horas Blancas, Tierra Negra la instalación con video propuesta por la artista chilena Francisca Aninat, durante el mes de diciembre en KIOSKO galería.

En las paredes dos videos son proyectados, de ellos proviene el sonido, en el centro varios “bultos” grandes bolsas en colores vivos dan volumen interviniendo e interfiriendo con el espacio, amontonados en medio de las dos paredes en las que se proyectan videos.

Foto1FAS

 

Estas grandes bolsas no sólo forman parte de la instalación como formas en el espacio, sino también completan los videos, sirven de asiento para poder apreciarlos, absorbiendo al espectador, integrando distintas sensaciones que van desde la percepción física del espacio, el tacto, la visión y el sonido.

En esta instalación, casi dominada por la proyección de videos, vemos a la artista aparecer en ellos, llevando a cabo acciones simples y concretas, marcadas por el ritmo en el que avanzan y van siendo desarrolladas, tiempos determinados en los que cada acción trascurre.

Cada una de estas acciones son repetitivas, casi obsesivas, la mayoría dentro de un escenario natural, razón del sonido que la acompaña. En ellas la artista ira usando variados objetos, que bien podrían haber sido casualmente encontrados, tal vez desechos, con los cuales forma figuras, crea espacios, los recicla, renueva y relaciona.

De los cuatro videos presentados, dos en cada proyección contrapuestas en los muros, uno en particular rompe con los demás, la acción es muy clara, propia de las artes, el escenario y los colores son distintos, su sonido ya no es el natural sino el de un lápiz haciendo líneas en una piedra hasta teñirla por completo. Son las manos de Francisca las que vemos en él, con un fondo blanco, agarrando una piedra pequeña, sobre la cual realiza esta acción.

El uso de distintos objetos, acciones, sensaciones… relacionados entre las distintas partes terminan conformando una unión. Esta sensación predomina y llega a ser percibida en el conjunto de la instalación en sí, no solo en los videos, este es el sentido que completa a Horas Blancas, Tierra Negra de Francisca Aninat.

Foto4FAS

 

The following two tabs change content below.

Alexia Tala

Nace en Santiago de Chile, en 1966. Curadora independiente. Actualmente se desempeña como Curadora del Club del Grabado del Museo de la Solidaridad Salvador Allende y como directora artística de Plataforma Atacama, un proyecto enfocado en la relación entre arte y lugar, en el desierto de Atacama. Fue co-curadora de la 4ª Trienal Poligráfica de San Juan de Puerto Rico (2015-2016), de Focus Brasil (Chile, 2010), curadora general de LARA (Latin American Roaming Art – 2012-2013). También ha curado muestras individuales de artistas como Cadu, Francisca Aninat, Marcelo Moscheta y Hamish Fulton. Fue co-curadora de la 8° Bienal de Mercosur “Ensayos de Geopoética” (Brasil, 2011) y de Solo Projects: Focus Latin America para ARCO 2013. Es autora de “Installations and Experimental Printmaking” (Reino Unido, 2009).

Latest posts by Alexia Tala (see all)